•   ESTAMBUL /EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

Turquía lanzó un nuevo ultimátum a Israel, lo que puede llevar a la ruptura de relaciones -ya reducidas a la mínima expresión, tras el incidente de la llamada “Flotilla de la Libertad”, acabando con una sólida alianza que resultaba clave para la estrategia de Estados Unidos en Oriente Próximo.

“Los israelíes tienen tres opciones: o piden perdón o aceptan una investigación internacional e imparcial y sus conclusiones. De otro modo, romperemos nuestras relaciones diplomáticas”, afirmó el Ministro de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu, en declaraciones a la prensa turca.

El pasado sábado el Primer Ministro israelí, el derechista Benjamín Netanyahu, aseguró que su país no pediría perdón ni otorgaría compensaciones a los heridos y a los familiares de los ocho turcos y un estadounidense de origen turco fallecidos en el ataque a la “flotilla”.

Hoy, la respuesta del gobierno de Tel Aviv tampoco se hizo esperar. “Quien quiere obtener una disculpa no utiliza amenazas ni ultimátum, por lo que parece que lo que los turcos están buscando es otra cosa”, declaró a EFE en Jerusalén un responsable gubernamental israelí que pidió no ser identificado.

Más duro fue el Ministro de Asuntos Exteriores israelí, el ultraderechista Avigdor Lieberman, quien aseguró que “quien debe pedir disculpas es Turquía”, ya que según la versión oficial de Israel, los soldados hebreos fueron atacados por “una turba que casi los mata” y tuvieron que defenderse.

La principal asociación organizadora de la “flotilla”, IHH, una ONG de inspiración islámica, ha hecho público un informe en el que detalla lo que considera abusos de las Fuerzas Armadas israelíes en el asalto a los barcos que se produjo en aguas internacionales, por lo que lo ha calificado de “ataque terrorista”.

Israel no ha accedido a aceptar las investigaciones de una comisión internacional, tal y como exige el Gobierno islamista moderado de Ankara, sino que ha establecido una comisión de investigación propia.

En una entrevista con el diario turco “Milliyet”, el ministro israelí de Bienestar y Servicios Sociales, el laborista Isaac Herzog, aseguró que su gobierno está tomando “muy en serio” la investigación de los hechos y que no cerrará en falso el incidente.

Aunque Turquía no otorga valor a las conclusiones de esta investigación interna, Davutoglu aseguró que si ello les lleva a pedir perdón será bienvenida.

Por otro lado, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, decidió el pasado 18 de junio enviar una misión a Israel: “Hemos estado siguiendo los estudios de la misión de la ONU y estableceremos un calendario de acuerdo con ella”, explicó el jefe de la diplomacia turca.

“La recuperación de las relaciones no será posible si Israel no se disculpa. Aún no hemos establecido un plazo para que pida perdón, estamos esperando”, añadió.