•   LONDRES  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El director ejecutivo del grupo petrolero británico British Petroleum (BP), Tony Hayward, dimitirá dentro de unos días, indicaron hoy varios periódicos británicos así como la BBC. Según la BBC el responsable debería anunciar su dimisión en las próximas 24 horas. "Tony Hayward negocia las condiciones de su partida", afirmó el medio citando a un fuente de BP.

Un portavoz del grupo se rehusó a "comentar especulaciones", para luego agregar que "Tony Hayward es nuestro director ejecutivo. Tiene el respaldo total del Consejo de Administración y de la dirección".

El periódico Sunday Times indicó por su parte que Hayward, duramente criticado por su gestión del vertido de petróleo en el Golfo de México, renunciará a su cargo antes de que BP anuncie, el martes, sus resultados semestrales.

Por su parte, el Sunday Telegraph precisó que el Consejo de Administración de BP, que se reunirá mañana, estudiará la posibilidad de reducir la indemnización de partida de Hayward para evitar toda controversia política.

El presidente de BP, que trabaja para el grupo desde hace 28 años, tiene derecho a un año de salario, es decir más de un millón de libras (1,2 millones de euros), a lo que se agrega una bonificación anual de más de dos millones de libras así como una jubilación de unas 600.000 libras por año.

Según la BBC debería ser reemplazado por el estadounidense Bob Dudley que en junio ya había asumido la dirección efectiva de las operaciones del grupo petrolero contra la marea negra en el golfo de México, que hasta entonces piloteaba Hayward.

Robert (o "Bob") Dudley es miembro del Consejo de Administración del grupo británico a cargo de las actividades en América y en Asia. Es ciudadano estadounidense e ingresó en BP cuando éste compró en 1998 la estadounidense Amoco, en donde trabajaba desde hace unos veinte años.

Tony Hayward, de 52 años, fue duramente criticado en Estados Unidos por su gestión de la crisis.

El presidente de BP, Carl-Henric Svanberg, llegó a la conclusión de que sólo su partida podría permitir al grupo intentar dejar atrás la catástrofe ecológica, según la BBC.