•   MÉXICO / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Los autores de tres masacres ocurridas en Torreón, ubicado al norte de México, este año, con un saldo de 35 personas muertas, son reos a los que la directora de un penal permitía salir por las noches para asesinar por encargo, informó la Fiscalía.

“Los autores de los hechos son presuntamente un grupo de internos recluidos en el Centro de Readaptación Social de Gómez Palacios, en Durango, a quienes se les permitía salir de prisión y usar armas de los custodios para realizar esas ejecuciones”, dijo en conferencia Ricardo Nájera, vocero de la Procuraduría General de Justicia.

Un total de 17 personas fueron acribilladas la madrugada del 18 de julio cuando celebraban una fiesta en un centro recreativo; otra matanza similar ocurrió el 15 de mayo en un bar con un saldo de ocho jóvenes muertos, mientras que otras 10 personas fallecieron en una tercera masacre el 1 de febrero pasado, en Torreón, vecina de Gómez Palacios, donde se encuentra el penal.

Los reclusos salían con autorización de Margarita Gómez, directora de la cárcel, ahora detenida provisionalmente junto con otros tres funcionarios, “para cumplir venganzas por encargo, utilizando vehículos oficiales para su traslado y ocupando armas de los custodios para su ejecución”, indicó Nájera.

Autoridades de diferentes corporaciones realizaron en estos días un operativo para identificar las armas de los custodios y compararlas con los casquillos encontrados en el lugar de las masacres y determinaron “que cuatro armas de los custodios, tipo AR-15 fueron utilizadas en los sucesos” de las tres matanzas mencionadas, añadió el portavoz.

Cerca de 25.000 personas murieron en México desde diciembre de 2006 a manos del crimen organizado, pese al despliegue de 50.000 militares en el país para combatirlo.

Reos rechazan informe
En tanto, decenas de presos de esa a cárcel mexicana iniciaron una protesta ayer lunes en rechazo al informe que indica que desde ese lugar salían grupos de reos que cometieron tres matanzas con el saldo de 35 muertos, informaron familiares de los detenidos.

Los reos del Centro de Reclusión de Gómez Palacio, en el estado de Durango (norte), se subieron a las azoteas de los edificios que componen el penal, según constató un corresponsal de la AFP, mientras que en las afueras unas 60 personas que dicen ser familiares de los reclusos realizan una manifestación.

Efectivos de la Policía y el Ejército mantienen un operativo de seguridad alrededor de la cárcel, lo que ha causado inconformidad entre los reclusos, pues se ha suspendido la visita familiar y no se descarta el traslado de los internos de mayor peligrosidad.

La manifestación busca que no haya traslados de presos, que se reanuden las visitas y se reintegre a la directora de la cárcel, Margarita Roja, destituida tras las denuncias de que desde allí salían los sicarios, según dijo a la prensa una de las participantes, que sólo se identificó como Lizet.

Esta mujer añadió que desde que Rojas llegó a la dirección del penal, las condiciones de los prisioneros mejoraron, aunque rechazó comentar sobre las denuncias de la fiscalía general de que la ex directora es responsable de la salida de los prisioneros para cometer asesinatos.