•   CARACAS / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El arzobispo de Caracas, cardenal Jorge Urosa, explicará este martes ante la Asamblea Nacional, que le había invitado, sus acusaciones de que el presidente Hugo Chávez viola la Constitución con su plan socialista.

El Arzobispado de Caracas, mediante un comunicado, informó ayer que Urosa se reunirá con los miembros de la directiva de la AN “a fin de explicar el contenido de algunas de sus declaraciones”.

Añade que Urosa ha decidido aceptar la invitación “en la esperanza de que haya un ambiente en que se pueda realizar un diálogo sereno y provechoso” y luego, de que la presidenta de la AN, Cilia Flores, le garantizase “toda la seguridad y el debido respeto a su dignidad y condición humana”.

Urosa debió presentarse en la AN el martes pasado, pero un día antes dijo, asimismo en un comunicado, que declinaba la invitación al considerar que “no están dadas las condiciones de serenidad necesarias para un diálogo provechoso”.

La polémica entre la jerarquía eclesial, el Gobierno y la AN, de mayoría oficialista, surgió a principios de julio cuando el cardenal dijo que Chávez violaba la Constitución al querer imponer una “dictadura comunista” en el país y que en ello lo secundaban los diputados.

La reacción de Chávez
El gobernante le contestó que era un “troglodita” y un “indigno” y desde entonces prácticamente a diario se refiere a él, en atención a un compromiso que hizo públicamente de criticarlo “toda la vida”.

El cardenal “tendrá que aguantarme toda la vida, por meterte no conmigo sino con el pueblo. Te la voy a dedicar toda mi vida, cardenal. No te vas a quitar el “chin-chin” de Chávez, cardenal, no te lo vas a quitar, compadre, porque se quién eres, se la estructura moral chiquitica que tienes”, remarcó el presidente.

Detrás del “juego” del cardenal “se encuentra el golpe de Estado”, añadió Chávez y advirtió con procesarlo judicialmente.

“Yo pudiera ir incluso a un tribunal, porque el cardenal me está acusando a mi (...) de que estoy violando la Constitución. Yo debería estar preso pues, claro eso es lo que ellos quieren. Detrás del juego del cardenal, está el golpe de Estado”, manifestó.

Asimismo, el mandatario solicitó a su canciller, Nicolás Maduro, revisar el convenio mediante el cual el Estado le concedió “ciertos privilegios” a la Iglesia católica por sobre otras religiones para la financiación de obras sociales y educativas.

Chávez se refirió a la firma del “Modus Vivendi” del 6 de marzo de 1964 entre el Estado venezolano y la Nunciatura Apostólica, documento que compromete el traspaso a la Iglesia católica nacional de recursos provenientes de la exportación de petróleo para la financiación de obras sociales y proyectos educativos.

Esos privilegios “sí que violan la Constitución”, remarcó Chávez la semana pasada, cuando también respondió a opiniones similares de la Conferencia Episcopal venezolana de que su proyecto es socialista marxista.