elnuevodiario.com.ni
  •   TEHERÁN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Irán reafirmó hoy su voluntad de seguir adelante con su programa nuclear, aunque se mostró dispuesto a reanudar en septiembre sus conversaciones con las grandes potencias, a las que quiere que se sumen Turquía y Brasil. Estas declaraciones tuvieron lugar un día después de la adopción de nuevas sanciones por la Unión Europea (UE), destinadas a presionar a las autoridades iraníes para que, además de reanudar las conversaciones, cesen de enriquecer uranio.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, sostuvo que "Irán reanudará las conversaciones sobre (su programa) nuclear con Occidente en septiembre", señaló hoy el canal iraní en inglés Press-TV. El mandatario iraní agregó que "Irán quiere una participación de Turquía y Brasil en esas negociaciones", según la misma fuente. Pero para él, las "condiciones" de las que ya había hablado en junio siguen vigentes, es decir, conocer la postura de las potencias occidentales sobre las "bombas atómicas del régimen sionista". Las potencias occidentales "deberían decir si aceptan o no (el arsenal israelí)", aseveró.

Irán propuso el 17 de mayo a las grandes potencias, en el marco de un acuerdo con Brasil y Turquía, intercambiar en territorio turco 1.200 kilos de su uranio escasamente enriquecido (al 3,5%) por 120 kilos de combustible enriquecido al 20% y destinado al reactor de investigación médica de Teherán. La iniciativa fue ignorada por las grandes potencias, que votaron el 9 de junio una cuarta tanda de sanciones contra Teherán, ya que temen que Irán procure fabricar una bomba atómica, una sospecha categóricamente desmentida por las autoridades iraníes.

En represalias, a fines de junio, el presidente iraní anunció una congelación de dos meses del diálogo.

Ayer, Irán transmitió una respuesta a los interrogatorios del grupo de Viena (Estados Unidos, Rusia, Francia) respecto a la propuesta de canje de combustible nuclear que había hecho en mayo junto con Brasil y Turquía. Esta oferta ya había sido considerada insuficiente por las grandes potencias. Ya en junio, Brasil y Turquía se habían negado a apoyar las sanciones en el Consejo de Seguridad de la ONU, en su calidad de miembros no permanentes.

Nuevas sanciones de la UE "no debilitarán" plan nuclear
Las nuevas sanciones de la UE anunciadas ayer "no van a ayudar a reanudar las conversaciones y no debilitarán nuestra determinación para defender nuestro legítimo derecho de proseguir un programa nuclear pacífico", indicó un vocero del canciller iraní, según la agencia de noticias IRNA.

En una entrevista anoche al canal estadounidense CBS, Ahmadinejad tachó de "ridículas" las "políticas de los europeos y los norteamericanos". "Ellos piensan que van a influenciar la vida de la sociedad iraní. En realidad, se imponen sanciones a ellos mismos (...). Irán es una gran nación con un gran pueblo. Disponemos de muchos recursos y es muy fácil para nosotros sobrellevar viejos problemas", añadió.

La UE decidió prohibir toda nueva inversión europea, asistencia técnica o transferencia tecnológica en el sector energético, afectando especialmente las actividades de licuefacción y refinado. A pesar de que Irán es el cuarto productor mundial de petróleo crudo, importa hasta 40% de su gasolina, porque carece de la capacidad de refinación para satisfacer su demanda interna. Además de la energía, el sector iraní del transporte de carga, por mar y por aire, se verá muy afectado, y se incrementarán los controles en los puertos europeos y en alta mar.

Los intercambios comerciales también se dificultarán: se prohíbe la actividad a un mayor número de bancos iraníes, así como las transacciones financieras superiores a 40.000 euros sin una autorización específica y se extiende la lista de personas sin derecho a solicitar un visado en Europa.