•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

El presidente Barack Obama restó hoy importancia a los documentos confidenciales sobre Afganistán divulgados recientemente por la prensa. Según el mandatario, los archivos "no revelan nada nuevo" pero justifican su decisión de rever la estrategia estadounidense en ese país, en diciembre pasado.

"Si bien me preocupa la revelación de información sensible del terreno de batalla que podría potencialmente poner en riesgo a individuos y operaciones, el hecho es que esos documentos no revelan nada nuevo", admitió Obama en una breve declaración a los medios en la Rosaleda de la Casa Blanca tras una reunión con los dirigentes del Congreso de Estados Unidos.

"De hecho señalan los mismos problemas que me llevaron a decidir una amplia revisión de nuestra política" en Afganistán, aseguró. "Por eso aumentamos nuestro compromiso" con la guerra y la dotación de tropas, que ha aumentado en 30.000 soldados más desde la adopción de la nueva estrategia, añadió.

Según el presidente estadounidense, "es necesario llevar a buen término" esa estrategia pues sólo así la guerra, que en octubre entrará en su décimo año, podrá concluir con éxito.

Obama aprovechó también para lanzar un llamado a la Cámara de Representantes para que apruebe, en la votación que tiene prevista hoy, el proyecto de ley presupuestario que concede nuevos fondos a la guerra.

Wikileaks, una organización que se dedica a denunciar en internet malas prácticas, publicó el domingo por la noche en su página de internet la mayor parte de los documentos, bajo el título "Diario de la Guerra Afgana". Estos documentos abarcan desde enero de 2004 hasta 2010, según indicó la organización.

Entre otras cosas, los informes militares revelan operaciones encubiertas, muertes de civiles de las que nunca se informó públicamente y denuncian la ayuda de los servicios secretos paquistaníes al movimiento talibán.