•   MÉXICO / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

Ocho cabezas humanas fueron encontradas ayer sin sus cuerpos en distintos puntos de la ciudad de Durango, norte del país, días después de que fuera desarticulada una red de corrupción del crimen organizado en una cárcel del mismo estado, confirmaron fuentes de la Fiscalía local.

La Procuraduría General de Justicia de Durango señaló en un comunicado que el hallazgo tuvo lugar gracias a la recepción de llamadas telefónicas anónimas.

Explicó que poco antes de las siete de la mañana, hora local, las autoridades recibieron la primera llamada, a la que siguieron otras detallando los lugares donde se habían tirado las cabezas.

“En un lapso de dos horas y media se hizo hallazgo en diversos puntos de carreteras en la periferia de la ciudad, de ocho cabezas humanas sin que al momento se cuente con la identidad ni se hayan encontrado los cuerpos”, agrega la nota.

En algunos casos las autoridades fueron alertadas, pero en otros fue personal del mantenimiento de los parques de la urbe la que halló los restos humanos, que fueron trasladados al Servicio Médico Forense (Semefo).

“Al momento no se ha hecho hallazgo de ninguno de los cuerpos y no se cuenta con la identidad de las víctimas, todos ellos del sexo masculino y con edades aproximadas de entre los 25 y 30 años”, concluye la nota.

Cerca de Gómez Palacio
Durango es la capital del estado del mismo nombre y está localizado a unos 240 kilómetros al suroeste de Gómez Palacio, la ciudad donde el pasado 22 de julio fueron arrestados cinco funcionarios del Centro de Readaptación Social dos (Cereso 2), por supuestamente ser cómplices de reos internos en la cárcel.

Entre los detenidos se encuentra Margarita Rojas Rodríguez, directora de la cárcel, y otros cuatro subordinados suyos quienes, al parecer, permitieron la salida de reos armados y con vehículos de la prisión para perpetrar al menos tres matanzas que costaron la vida a 31 personas de una banda rival.

Las detenciones sucedieron después de que el pasado 22 de julio se difundiera a través de Youtube un video, supuestamente filmado por miembros del cártel de Los Zetas, donde se interroga a un policía del municipio duranguense de Lerdo que confiesa trabajar para un capo de la región de La Laguna y asegura que Rojas colabora con el crimen organizado.

La zona, que comprende las ciudades de Coahuila y Durango, se la disputan los cárteles de Sinaloa y Los Zetas, y en los últimos meses se ha convertido en una de las más violentas de México.

Ayer en el mismo Cereso 2 hubo protestas de los reclusos pidiendo la reinstalación de Rojas Rodríguez, quien ha sido cesada, y fue asesinada una celadora del penal, Ofelia Verónica Lares Rodríguez.