•   CARACAS / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El cardenal venezolano Jorge Urosa dijo que no está vinculado a la oposición política al presidente Hugo Chávez y reivindicó el derecho de la Iglesia a criticar aquellos aspectos de su gestión con los que no está de acuerdo.

Urosa, arzobispo de Caracas, declaró a la prensa tras una reunión, de varias horas y a puerta cerrada, con representantes de la Asamblea Nacional, que lo invitaron a aclarar el alcance de sus denuncias contra Chávez y contra la revolución que lidera, en el sentido de que algunas de sus políticas van en contra de la Constitución.

“Sostengo que los obispos, en cumplimiento de nuestra misión, tenemos el derecho y el deber de iluminar aquellos aspectos que tienen que ver con el bien común de los venezolanos”, dijo Urosa, quien calificó la reunión de “serena” y “muy franca y respetuosa”.

Reiteró que cuando los obispos declaran sobre aspectos políticos “nunca lo hacen buscando el poder ni como aliados de alguna parcialidad política”.

Urosa insistió en que es “su parecer” que la revolución bolivariana se dirige hacia el establecimiento de un “socialismo marxista”, que no es del interés de los venezolanos.

Respecto a la presencia de seguidores suyos a las afueras de la sede de la Asamblea, dijo que no estaban allí “como representantes de la oposición sino como católicos”.

La presidenta de la Asamblea, la oficialista Cilia Flores, dijo por su parte que lo más positivo de la reunión fue que Urosa “reconoció las instituciones y la investidura del presidente Chávez, quien le merece todo el respeto, al igual que el resto de las instituciones del Estado”.