•  |
  •  |

El movimiento “Jóvenes que creen en otros Jóvenes” denunciaron que la sociedad civil de Chinandega, los medios de comunicación local y la Iglesia Católica de esa localidad, han desprestigiado a las víctimas del padre italiano Marcos Dessi.

Dessi fue condenado por un tribunal italiano a doce años de prisión por abusos sexuales contra niños chinandeganos. El fiscal Lucio Russo había solicitado una condena de 24 años, pero de acuerdo a las leyes italianas, cuando la parte acusadora solicita un “rito abreviado” se les reduce un tercio de la pena.

La denuncia en contra del religioso fue hecha por seis ex integrantes del coro Getsemaní, del Hogar del Niño, donde viven internos cientos de infantes pobres de todo el país.

Los jóvenes que acusaron al guía espiritual contaron con el apoyo de la Red de Mujeres contra la violencia, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), el jurista Sergio García Quintero y otros organismos. Los afectados pedirán a las autoridades nicaragüenses que inicien una investigación.