•   LA PAZ / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

La Policía de Bolivia confiscó 240 kilos de cocaína en la casa de un líder espiritual aimara, conocido por haber hecho rituales indígenas para el presidente Evo Morales en la antigua ciudadela de Tiahuanaco, informaron ayer fuentes oficiales.

Se trata del “amauta” (sabio en aimara) Valentín Mejillones, que fue detenido la noche del martes en el barrio de Alto Lima en la ciudad de El Alto, vecina de La Paz, indicó el jefe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico, coronel Félix Molina.

Molina dijo en rueda de prensa que Mejillones, su hijo y una pareja de esposos colombianos fueron hallados de forma “flagrante” en la “purificación de la cocaína” en estado líquido.

Mejillones es un reconocido líder religioso de la cultura aimara y fue quien en enero de 2006 le entregó a Evo Morales un báculo de poder indígena en una ceremonia realizada en el templo de Kalasasaya, monumento de la ciudadela precolombina de Tiahuanaco.

Morales participó en ese acto previo a su posesión oficial en el Congreso boliviano, y en el que también participaron líderes indígenas de varios países de América.

Mejillones también es conocido por divulgar el esoterismo que rodea a Tiahuanaco y defender la supuesta antigüedad milenaria que se atribuye a la cultura de la zona andina de Bolivia, que el pasado 21 de junio celebró su “año nuevo aimara” 5.518.

Morales ha asistido a varias ceremonias del año nuevo aimara, la última realizada en junio pasado en Tiahuanaco.

Un minilaboratorio
Según el coronel Molina, Mejillones y su hijo eran dueños de la casa donde se encontraba “el minilaboratorio” de purificación de la cocaína, que seguramente provenía de Perú.

El rol de Mejillones era el de vigilar y dar avisos de alerta de la posible presencia de policías en el barrio, indicó el coronel.

En declaraciones a medios locales, el “amauta” dijo escuetamente que no sabía que su casa era usada para fabricar cocaína y agregó que la alquiló a los ciudadanos colombianos hace pocos días.

Algunos vecinos del barrio, entrevistados por medios locales, dijeron estar sorprendidos por el hallazgo de la cocaína porque conocen del respeto con el que contaba el sacerdote en Tiahuanaco.

Posteriormente, la juez Marcela Siles ordenó la reclusión preventiva del “amauta” (sabio en aimara) y de las otras tres personas en una cárcel de La Paz.

Al respecto, el vicepresidente del país, Álvaro García Linera, sostuvo que el “amauta” debe “responder por sus actos ante la justicia” como cualquier ciudadano.

“Sea quien sea, haya estado o no en una ceremonia, haya estado cerca o no de una autoridad del Estado, cometió un error (...) Nadie del Gobierno va a protegerlo, nadie del Gobierno va a presionar para que haya una acción que lo disculpe, para nada, que responda por sus actos, como corresponde”, aseguró García Linera en rueda de prensa.