•   MÉXICO / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente de México, Felipe Calderón, salió reforzado y firmemente apoyado por Estados Unidos tras un operativo donde fue abatido el líder del cártel de Sinaloa Ignacio “Nacho” Coronel, cuyo cadáver fue trasladado ayer a los servicios forenses en medio de un amplio dispositivo de seguridad.

Un helicóptero, camionetas, un camión y dos vehículos Hummer trasladaron a decenas de soldados que resguardaban los restos del narcotraficante desde colonias de San Javier, en el municipio de Zapopan, hasta el centro de Guadalajara, donde está el Servicio Médico Forense, Semefo.

Otros militares encapuchados y armados en las calles vigilaron algunos tramos del traslado y montaron un operativo con medio centenar de militares armados alrededor de las instalaciones forenses.

“Nacho” Coronel había nacido el primero de febrero de 1954 y estuvo en sus primeros años de carrera delictiva ligado al cártel de Juárez para después aliarse con los de Sinaloa y ocuparse del trasiego de cocaína procedente de Sudamérica.

En los últimos tiempos controlaba la mitad de la producción de metanfetaminas en México, lo que le valió también el apelativo del “Rey del Cristal”.

Su muerte ha sido la más importante de un narcotraficante en México desde la que el 16 de diciembre pasado le costó la vida en Cuernavaca, en un operativo de la Marina que le cercó, a Arturo Beltrán Leyva.

El gobierno de Estados Unidos calificó de “trascendental” la acción militar contra el cártel de Sinaloa y a través de su embajador en México, Carlos Pascual, felicitó a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) por su ejecución.

“Demuestra la determinación y capacidad de México para debilitar las redes criminales de los cárteles de las drogas”, aseguró Washington en su mensaje.

Varios analistas consideraron que el golpe propinado ayer al cártel más poderoso de México representa un importante espaldarazo para el presidente Calderón a pesar de que la violencia sigue incontenible en buena parte del país.

“Políticamente es un logro importante para Calderón, para legitimar sus políticas y desmontar esas críticas que se le han hecho” de que protegía al cártel encabezado por Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, dijo a EFE Jorge Chabat, experto en seguridad del Centro de Investigación y Docencia Económica, CIDE.

Gobierno exige liberación de periodistas

En otro orden, el gobierno exigió la liberación de cuatro periodistas secuestrados por el crimen organizado en el norte del país, suceso que en los últimos días causó gran controversia en el país.

“Es un atentado contra toda la sociedad”, indicó el secretario de Gobernación (Interior), Francisco Blake Mora, en un mensaje leído ante los medios en su sede capitalina.

“El gobierno exige la inmediata liberación de las personas secuestradas y reitera su compromiso de actuar con todas sus atribuciones legales”, dijo el funcionario, quien prometió “llevar a los responsables ante la acción de la justicia”.