•   BOGOTÁ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El vicepresidente electo de Colombia, Angelino Garzón, afirmó hoy que el futuro gobierno de Juan Manuel Santos condicionaría un posible diálogo con las FARC a que ese grupo cese la violencia, un día después de que un jefe guerrillero planteara tal posibilidad.

"El gobierno de Juan Manuel Santos no tiene cerrada la puerta de la paz, pero le estamos exigiendo a la guerrilla poner en libertad a todos los secuestrados, cesar la práctica del terrorismo y las minas antipersona y liberar a los niños reclutados de manera forzada", sostuvo Garzón a la prensa.

La insurgencia "también tiene que ser capaz de decirle a la población: 'esta violencia no tiene sentido y no va más'", añadió el vicepresidente electo, un ex líder sindical, ex ministro de Trabajo y ex integrante de un comité civil que propugna por la salida negociada para el conflicto interno.

"Si ellos dan esas manifestaciones, tengan por seguro que Santos tendrá toda la generosidad para construir acuerdos de paz y procesos de perdón y reconciliación, en medio de una reparación a las víctimas de la violencia", señaló Garzón.

Santos, quien como ex ministro de Defensa propinó duros golpes a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), al Ejército de Liberación Nacional (ELN) y otros grupos ilegales, sucederá el próximo 7 de agosto a Álvaro Uribe, quien aplicó una política de 'mano dura' contra las guerrillas en sus ocho años de gobierno. Uribe se opone a un proceso de paz por considerar que ello sería "un nuevo engaño del terrorismo".

El mandatario saliente fustigó hoy a las FARC por un ataque atribuido a esa guerrilla en un remoto pueblo del sur del país, que dejó al menos cinco policías y un militar muertos y dos civiles heridos. "Uno no entiende a estos bandidos: piden paz para producir titulares de prensa, y lo que hacen es que asesinan a seis miembros de la fuerza pública", declaró Uribe en un acto público en la ciudad de Neiva, 510 km al sur de Bogotá.

Uribe y Garzón formularon las declaraciones un día después de que el máximo jefe de las FARC, Alfonso Cano, propusiera a Santos dialogar para buscar una salida al conflicto que afecta a Colombia desde hace cinco décadas, en un video difundido en plena crisis entre Bogotá y Caracas por la supuesta presencia de la guerrilla en Venezuela, lo que el presidente de ese país, Hugo Chávez, niega.

"Lo que estamos planteando hoy, una vez más, es que conversemos (...) Seguimos empeñados en buscar salidas políticas. Aspiramos a que el gobierno que entra reflexione, que no engañe más al país", sostuvo Cano en el video, que aparece fechado en julio de 2010 en las montañas de Colombia. Cano planteó debatir sobre un acuerdo militar suscrito en 2009 entre Bogotá y Washington, que autoriza a las tropas estadounidenses el uso controlado de siete bases en Colombia, los derechos humanos, la tenencia de la tierra y el modelo político y económico, entre otros asuntos.

Los militares llevan a cabo una vasta operación contra Cano en el sur del país por orden de Uribe, quien dijo a las Fuerzas Armadas que la "victoria final" contra la guerrilla está cerca. El gobierno del ex presidente colombiano Andrés Pastrana (1998-2002) llevó a cabo conversaciones con las FARC, pero la tentativa fracasó en medio de acusaciones recíprocas de no querer dialogar sinceramente por la paz.