•   CARACAS / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente venezolano Hugo Chávez aumentó la tensión entre su país y Colombia al desplegar unidades militares en la frontera y anunciar que está “alerta” ante “una amenaza de guerrra” por parte del gobierno de Álvaro Uribe, que fue descartada el sábado desde Bogotá.

Chávez aseguró el viernes que desplegó “unidades militares aéreas”, “de infantería” y “de operaciones especiales” en la frontera con Colombia, porque “Uribe es capaz de cualquier cosa en estos días que le quedan”.

El 7 de agosto Uribe entregará el poder a su ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos.

“Esto se ha convertido en una amenaza de guerra y nosotros no queremos guerra”, agregó Chávez, que rompió relaciones con Colombia la semana pasada a raíz de la denuncia del gobierno de Uribe ante la Organización de Estados Americanos (OEA), sobre la presencia guerrillera en Venezuela.

Colombia respondió este sábado a Chávez con un comunicado. El gobierno de Uribe aseguró que “jamás ha pensado atacar al hermano pueblo de la República Boliviariana de Venezuela” y añadió que las acusaciones constituyen un “claro engaño” del mandatario venezolano a “su propia nación”. Chávez también anunció el viernes que revisó los lugares donde Colombia denunció que se escondían unos 1.500 guerrilleros de las FARC y el ELN, sin encontrar “nada”.

“Hemos dado una vuelta en avión buscando algunos puntos. En una de las coordenadas que dieron allá en la OEA hay una piedra”, mientras que en otro de los lugares señalados “hay una casa vieja con un galponcito abandonado, que señalaron como el gran campamento bolivariano”, explicó Chávez.

El vicepresidente venezolano, Elías Jaua, encabezó el sábado una manifestación “por la paz” con Colombia en la ciudad fronteriza de Puerto Ayacucho, del Estado Amazonas (sur), en la que aseguró que su gobierno combatirá “cualquier fuerza irregular para garantizar la paz en la frontera”. Bogotá insistió en su comunicado que “ha acudido a los canales del derecho internacional y seguirá insistiendo en esos mecanismos para que se adopten instrumentos que hagan que el gobierno venezolano cumpla con la obligación de no albergar a terroristas”.

Colombia, además, anunció que el sábado Uribe inaugurará una base militar aérea que tendrá entre sus tareas la de vigilar el espacio aéreo en la frontera con Venezuela y combatir a las guerrillas en esa zona.

Chávez, que también denunció que recientemente se detectó la incursión de un helicóptero colombiano en espacio aéreo venezolano, anunció el viernes la creación de unos nuevos “distritos militares” para defender y custodiar la frontera común, una zona selvática de más de 2.000 km de extensión. A pesar de todo, Chávez insistió en su postura de esperar una recomposición de las relaciones una vez que Santos asuma la presidencia, y se dijo abierto a una mediación internacional para lograr restitución de los lazos diplomáticos bilaterales.

“Si hiciera falta un grupo de países que avance con nosotros hacia la paz plena, hacia la paz con Colombia, nosotros estamos dispuestos”, dijo Chávez.

Aunque apostó porque pueda darse “un diálogo directo” entre Colombia y Venezuela, si el “presidente Santos no viene con la misma actitud del presidente Uribe”.

El jueves, una reunión en Quito de cancilleres de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), que abordó la crisis colombo-venezolana, finalizó sin consenso debido a las hondas divergencias entre las posiciones de Colombia y Venezuela y planteó una próxima cumbre de mandatarios del bloque regional.