•   WASHINGTON / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente Barack Obama confirmó ayer que a finales de agosto Estados Unidos concluirá su misión de combate en Irak, pero ante miles de veteranos ahora discapacitados, dijo que “el sacrificio no termina”.

“Mantendremos en Irak una fuerza de transición hasta que retiremos a todos nuestros soldados a fin del año próximo”, dijo Obama ante unas 2,000 personas que lo recibieron con aplausos en la Convención Nacional de Veteranos Estadounidenses Discapacitados en Atlanta, Georgia.

Los aproximadamente 50.000 soldados que permanecerán en Irak después del 31 de agosto estarán dedicados al apoyo y la instrucción de las fuerzas de seguridad iraquíes. Cuando Obama llegó a la Casa Blanca en enero de 2009 había en Irak unos 150.000 soldados estadounidenses.

“No se equivoquen. Nuestro compromiso en Irak va a cambiar de un esfuerzo militar encabezado por nuestras tropas, a un esfuerzo civil encabezado por nuestros diplomáticos”, señaló el mandatario quien subrayó que no obstante “la cruda realidad es que aún no vemos el final del sacrificio estadounidense en Irak”.

¿Fin de la guerra?

El gobernante recordó que como candidato a la presidencia en 2008, prometió que llevaría la guerra en Irak a “un fin responsable”, y poco después de iniciar su mandato anunció una nueva estrategia que incluía el paso de las responsabilidades al gobierno iraquí.

Según la administración Obama, el gobierno iraquí cuenta con unos 665.000 soldados y policías que han asumido la responsabilidad por la seguridad en el país desde junio de 2009 cuando las fuerzas militares estadounidenses empezaron a apostarse en las afuera de las ciudades.

Obama añadió que había dejado en claro que “para el 31 de agosto la misión de combate de Estados Unidos en Irak terminaría, y eso es exactamente lo que se hará, como se prometió, y en fecha”.

Los asistentes a la reunión en la que habló Obama representan a aproximadamente los 1,2 millones de estadounidenses que han sufrido heridas, mutilaciones o trastornos psicológicos y emocionales en las guerras de Estados Unidos desde que se fundó la organización en 1920.

Obama afirmó que la violencia en Irak “se encuentra en los niveles más bajos que se han registrado en varios años”.

Proteger objetivos

El Gobierno de Irak divulgó el sábado pasado cifras según las cuales julio fue el mes con más muertes de civiles por la violencia desde mayo de 2008. Los mandos militares de Estados Unidos indicaron que las cifras son mucho más bajas que lo indicado por las autoridades iraquíes.

Las misiones encomendadas a los 50,000 soldados que permanecerán en Irak, dijo Obama, incluyen la “lucha contra el terrorismo y la protección de nuestros esfuerzos civiles y militares”.

“Estas son tareas peligrosas”, añadió el presidente, quien subrayó que “ya hemos cerrado cientos de bases en Irak o las hemos transferido a los iraquíes.

“Estamos retirando millones de piezas de equipo en una de las operaciones logísticas más grandes que se hayan visto en décadas”.

Según la Casa Blanca, en junio de 2009 las fuerzas estadounidenses ocupaban 357 bases en Irak y ocupan ahora 121. Se espera que el número baje a 94 bases a finales de agosto.

Obama dijo que a finales de este mes su gobierno “habrá traído a casa más de 90,000 soldados de Irak”.