•   LA HAYA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La modelo británica Naomi Campbell reconoció hoy ante el Tribunal Especial de La Haya para Sierra Leona (TESL) que recibió en 1997 diamantes en bruto, en un juicio que pretende vincular al ex presidente liberiano Charles Taylor con el tráfico ilegal de piedras preciosas. Campbell negó tener conocimiento de quién le había enviado los supuestos "diamantes sangrientos", pero afirmó que luego había pensado que venían de parte de Taylor tras conversar sobre el asunto con la actriz Mia Farrow y su ex agente Carole White a la mañana siguiente.

El testimonio de Naomi Campbell demostrará, según los fiscales del TESL, que Taylor mintió al afirmar que nunca había poseído diamantes en bruto, aunque el abogado del acusado afirma que se trata de "una treta publicitaria barata".

Este regalo fue enviado a la habitación de Campbell tras una cena organizada en 1997 por el entonces presidente sudafricano Nelson Mandela en Ciudad del Cabo. La modelo testificó en la corte que luego de la cena fue despertada por dos hombres que golpearon a la puerta de su habitación. "Me dieron una bolsa y dijeron 'un regalo para usted'", señaló Campbell, vestida con un traje beige.

"Piedras parecían sucias"
La modelo declaró que dejó la bolsa junto a su cama, volvió a dormirse y la abrió a la mañana siguiente. "Vi unas piedras. Unas piedras pequeñas que parecían sucias", afirmó, añadiendo que no había ni "explicación ni nada escrito".

Campbell señaló que al día siguiente al desayuno refirió lo ocurrido a su ex agente de modelaje Carole White y a la actriz Mia Farrow. "Una de las dos dijo que era obviamente Charles Taylor y yo respondí: 'Sí, supongo que fue él'", añadió. Pero el abogado del acusado Courtenay Griffith calificó de "pura especulación" estas afirmaciones diciendo que la modelo nunca pudo identificar formalmente su procedencia.

Por su parte, la organización de derechos humanos Global Witness espera que "el testimonio de Naomi Campbell ayude a que se haga justicia", indicó su portavoz Oliver Courtney. "No quería quedármelos", declaró Campbell en la corte, agregando que le dio las piedras a Jeremy Ratcliffe, uno de sus amigos que trabajaba para el Fondo de Ayuda a la Infancia de Nelson Mandela (NMCF) "para que hiciera algo con ellas". "Estaba allí para recaudar fondos para el NMCF (...) quería que (los diamantes) fueran al fondo de ayuda", sostuvo Campbell reconociendo que Radcliffe aún los conserva.

El NMCF confirmó por su lado en una carta presentada a la audiencia que nunca recibió los diamantes.

Municiones a cambio de diamantes
Se sospecha que el ex presidente liberiano dirigió a los rebeldes del Frente Revolucionario Unido (RUF) en Sierra Leona, abasteciéndolos con armas y municiones a cambio de diamantes, durante la guerra civil en ese país, de 1991 a 2001, que dejó 120.000 muertos y miles de mutilados.

A Taylor, de 62 años, se le acusa de asesinatos, violaciones y reclutamiento de niños soldados durante el conflicto. Según la fiscalía, Taylor -acusado de "tomar control político y físico de Sierra Leona para explotar sus abundantes recursos naturales"- viajó en septiembre de 1997 a Sudáfrica para vender o canjear por armas diamantes recibidos de los rebeldes de Sierra Leona.

Campbell se había negado a hablar con la fiscalía diciendo que temía por la seguridad de su familia, lo que llevó a la parte acusadora a enviarle una citación oficial para que declarara. La modelo señaló que no volvió a ver a Taylor luego de la cena ni le preguntó sobre el regalo, que no la sorprendió. "Recibo regalos todo el tiempo, a cualquier hora en la noche", añadiendo que "es normal para mí recibir regalos".