•   ROMA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La decisión de Rusia de interrumpir sus exportaciones de cereales ha creado una situación "seria" en el mercado del trigo con una disparada de los precios que, de continuar, podría provocar problemas de seguridad alimentaria en los países pobres, según la ONU.

Rusia, tercer exportador mundial de trigo, anunció ayer un embargo de sus exportaciones de ese cereal y sus productos derivados a partir de mediados de agosto, a raíz de la caída en las cosechas por la sequía que afecta al país.

La decisión rusa "representa un elemento de inestabilidad en el mercado" y "una situación que no era grave se convirtió ahora en seria", declaró Abdolreza Abbassian, economista y secretario del grupo intergubernamental sobre los cereales de la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Este anuncio "inesperado y muy rápido" trae aparejado el riesgo de la "interrupción del comercio" internacional de cereales en forma provisoria, ya que los poseedores de reservas de granos podrían apostar a la continuación del alza de los precios, agregó el responsable de la FAO.

"Si los precios aumentan en los países pobres y con bajos ingresos, ciertamente provocará problemas, como en 2007-2008", cuando se registraron revueltas por hambruna en Egipto, Marruecos, Indonesia, Filipinas y Haití, advirtió. El problema es saber cuánto tiempo durará el alza de los precios. Por el momento, aún es demasiado pronto para decirlo. Es necesario esperar dos o tres meses. De nuestra parte, esperamos que los precios no permanezcan a niveles tan altos", concluyó Abbassian.

En efecto, el anuncio del primer ministro ruso Vladimir Putin acentuó la disparada de los precios del trigo en los mercados mundiales. Ayer, el precio de la tonelada de trigo, que ya había subido más de 40% desde principios de julio, llegó a los 230 euros (unos 305 dólares) en Europa, su nivel más alto de los últimos dos años y medio.

Hoy, el trigo alcanzó sus mayores niveles en dos años en el mercado a futuro de Chicago. El contrato para entrega en septiembre se intercambiaba a 7,5250 dólares el bushel (35 lts) a las 15H25 GMT, contra 6,6150 dólares la semana pasada.

Reservas elevadas
La FAO revisó a la baja esta semana sus proyecciones de producción mundial de trigo para 2010 a 651 millones de toneladas, contra 676 millones de la anterior previsión de junio, a raíz de "condiciones meteorológicas desfavorables estas últimas semanas". Sin embargo, la FAO subrayó que las reservas de trigo siguen siendo elevadas y la oferta suficiente.

A pesar de los problemas en los grandes países exportadores, "el mercado mundial del trigo sigue mucho más equilibrado que durante la crisis de 2007/08, y los temores de una nueva crisis alimentaria no se justifican por el momento", según la FAO.

La disparada de los precios de las materias primas alimentarias, que había subido 53% en los primeros cuatro meses de 2008 con respecto al mismo periodo de 2007, había afectado a los países más pobres, provocando revueltas en Africa, el Caribe y Asia.