• MOSCÚ |
  • |
  • |
  • AFP

Decenas de vuelos fueron retrasados y la preocupación por la salud pública crecía en Moscú debido a la capa de humo persistente que recubría la ciudad, producto de los incendios forestales y el calor extremo.

En Domodedovo, al sur de Moscú, el aeropuerto más afectado por la capa de humo de color ocre, decenas de vuelos fueron retrasados y apenas un puñado de aviones pudieron aterrizar. "Estamos en el epicentro" del humo, declaró Elena Galanova, portavoz del aeropuerto, que subrayó que Domodedovo había pedido a las aerolíneas prever para los vuelos con destino a Moscú pilotos capaces de volar con una visibilidad mínima. Otro aeropuerto internacional, el Vnukovo, también sufría retrasos, aunque el impacto del humo parecía menos grave.

En San Petersburgo, la antigua capital imperial que hasta ahora no había sido afectada, varios barrios están envueltos en el humo.

En Finlandia, los meteorólogos informaron hoy de un "aumento de partículas peligrosas (en el aire), que se traducirá probablemente por un alza de los efectos en la salud".

Los moscovitas, por su lado, sofocaban en el humo con 38º Celsius. Hoy, los niveles de monóxido de carbono en Moscú eran 3,1 veces superiores a la norma, lo cual significa una mejora con respecto a ayer (6,6 veces), indicó el servicio de monitoreo de la contaminación Mosekomonitoring.

Embaja de Canadá evacua a su personal
La Embajada de Canadá en Moscú empezó a evacuar a algunos miembros de su personal y sus familias de la capital rusa, según el Ministerio de Relaciones Exteriores en Ottawa.

Las previsiones meteorológicas no eran alentadoras. Es probable que las temperaturas alcancen 44º Celsius en las regiones afectadas ubicadas en la parte oeste de Rusia. Se prevé una ligera baja de 3 o 4 grados solamente a partir del miércoles, indicó Alexandre Frolov, responsable de los servicios meteorológicos.

Algunos habitantes de la capital, que no aguantan la situación, ya abandonaron Rusia. Las agencias de viajes están completas para viajes organizados este fin de semana a Egipto, Montenegro y Turquía. "Durante la semana que acaba de pasar, la demanda para los pasajes desde Moscú vendidos en línea aumentaron un 20%", indicó a la radio Eco de Moscú Irina Turina, portavoz de la Unión rusa de operadores turísticos.

El alcalde de Moscú, Iuri Lujkov, de 73 años, que fue objeto de una polémica porque no quiso interrumpir sus vacaciones alegando haberse "herido haciendo deporte", decidió finalmente regresar hoy a la capital.

Esperan control de los fuegos en una semana
La superficie de los incendios forestales y de ciénagas en la región de Moscú a unos 100 km al sureste de la capital bajó ligeramente. El ministro de Situaciones de Emergencias, Serguei Choigu, manifestó tener la esperanza de que los fuegos puedan ser controlados "de aquí a cinco o siete días".

Hoy 190.400 hectáreas ardían en todo el país, amenazando instalaciones estratégicas. Según el balance oficial, 52 personas han muerto. El ministro Choigu pidió a sus servicios que trabajen las 24 días del día para apagar un incendio en siete hectáreas alrededor de un centro nuclear en Snejinsk (Urales, 1.500 km al este de Moscú).

En cuanto al centro nuclear de Sarov (región de Nijni-Novgorod, 500 km al este de Moscú), "ya no hay focos de fuegos", declaró un responsable del ministerio. Las autoridades, que afirmaron en reiteradas oportunidades que no había ningún riesgo en Sarov, indicaron finalmente que todos los materiales radiactivos habían sido evacuados del centro al principio de la semana.