• |
  • |
  • END

WASHINGTON / AFP

El demócrata Barack Obama se impuso este fin de semana a Hillary Clinton en los estados de Washington (noroeste), Nebraska (centro) y Luisiana (sur), en una dura batalla por la nominación presidencial de su partido, mientras el republicano Mike Huckabee, con dos victorias, acortó mínimamente diferencias con John McCain.

En una nueva ronda en la pelea por las candidaturas republicana y demócrata a las presidenciales de noviembre en Estados Unidos, ambos partidos votaron el sábado en Luisiana (sur) y celebraron “caucus” (asambleas electorales) en Washington (noroeste), además de los caucus demócratas en Nebraska (centro) y republicanos en Kansas (centro).

La jornada demócrata tuvo un claro vencedor en Obama, quien en el resultado más importante del día ganó en el estado de Washington, el que más delegados a la convención demócrata otorga de los distritos en juego este sábado (78 delegados y 19 “superdelegados” que pueden elegir a qué candidato dar su voto), de acuerdo con proyecciones de las cadenas de televisión Fox y CNN.

Obama se imponía a Clinton por 67% a 32% de los votos en Washington, mientras que también se adjudicó Luisiana con 54% de los sufragios por 38% para Clinton, Nebraska con 69% sobre 31% de la ex primera dama, y las Islas Vírgenes, donde los demócratas también le dieron su apoyo.

En el bando republicano, los resultados de la jornada permitieron a Huckabee dar un impulso a su rezagada campaña al imponerse en Kansas y en Luisiana, según estimaciones de medios estadounidenses. El ex pastor bautista ganaba con el 60% de los votos, mientras McCain obtenía el 24% en Kansas; en Luisiana, la victoria del ex gobernador de Arkansas era de 44% a 42% de las voces.

Hasta este sábado, Clinton aventajaba ligeramente a Obama en el número de delegados tras las sucesivas primarias, de cara a la convención que elegirá en agosto al candidato presidencial del Partido Demócrata para las elecciones de noviembre.

Son necesarios 2,025 delegados para obtener la nominación, y ambos aspirantes están muy parejos con poco más de mil convencionales. Después de este fin de semana, la próxima jornada clave será la de las “primarias del Potomac”, cuando se vote en los estados de Virginia y Maryland, y en la capital, Washington DC, separados por el río Potomac.

El panorama en tanto aparece despejado para McCain, que según conteos independientes hasta este sábado llevaba conquistados 720 convencionales de los 1,191 necesarios para obtener la nominación presidencial cuando su partido celebre su convención en setiembre.

McCain deberá concentrarse ahora en obtener el apoyo de la base más conservadora de su partido, reticente a sus posturas sobre inmigración ilegal y dividida en simpatías entre Romney y el ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee, quien tiene un total de 223 delegados con su victoria en Kansas.