elnuevodiario.com.ni
  • MEXICO |
  • |
  • |
  • EFE

La segunda ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio único entre México y Centroamérica inició hoy en El Salvador y concluirá el miércoles, informó la Secretaría de Economía mexicana (SE).

"Uno de los beneficios que se esperan obtener con la firma de este tratado, es apoyar a las pequeñas y medianas empresas de la región, ya que se reducirían los costos de transacción", indicó el ministerio en un comunicado.

El propósito del llamado TLC Único es converger en un solo instrumento los tres tratados de libre comercio que México tiene suscritos con Centroamérica: Triángulo del Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador), Nicaragua y Costa Rica. La SE espera que las negociaciones terminen en el 2012, agrega la nota.

La delegación de México está encabezada por el jefe de la Unidad de Coordinación de Negociaciones Internacionales de la SE, Eduardo Ramos.

Con el nuevo tratado "se ampliará la zona de libre comercio y permitirá que los agentes económicos tengan un conjunto único de reglas comerciales", lo cual "facilitará e incentivará el flujo de comercio e inversión entre los seis países participantes", manifestó la SE. Actualmente, para beneficiarse de los tres tratados, se deben cumplir con "múltiples disposiciones", reconoció el organismo.

Centroamérica representa un mercado de 38 millones de personas y "México sólo participa en el 8%" de sus importaciones totales, por lo que "existe un margen para incrementar las exportaciones de productos y servicios mexicanos" a esa región, detalló la dependencia. La inversión mexicana en esos cinco países centroamericanos es de aproximadamente 5.000 millones de dólares.

En la X Cumbre de Mecanismo de Tuxtla en junio de 2008, los presidentes de los seis países decidieron iniciar negociaciones para esta convergencia de tratados, y en marzo de 2009 los viceministros encargados del comercio establecieron el plan de acción que dio inicio a las negociaciones. Sin embargo, debido a la situación política que presentó Honduras tras el golpe de estado contra el presidente Manuel Zelaya, el proceso se pospuso hasta mayo de 2010, cuando se llevó a cabo la primera ronda de negociaciones en Ciudad de México.