elnuevodiario.com.ni
  • Washington |
  • |
  • |
  • EFE

La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos divulgó hoy una serie de normas contenidas en un programa educativo que será impartido a niños para protegerles ante posibles abusos por parte de adultos.

"El abuso jamás es culpa del niño o de la niña", afirmó la directora asociada de la Secretaría para la Protección de Niños y Jóvenes, Mary Jane Doerr, quien añadió que "éste es un mensaje que los niños deben escuchar una y otra y otra vez".

Los abusadores, afirmó Doerr, "se esfuerzan mucho para hacer que los niños se sientan cómplices del abuso o que se culpen a sí mismos, y los niños tienen que aprender que eso jamás es verdad". "La culpa es siempre del adulto que saca ventaja de la confianza y la vulnerabilidad de un niño", continuó.

Las normas que la Iglesia Católica pone en práctica al comienzo de próximo año lectivo insisten en que el abuso que haya ocurrido debe denunciarse, y apuntan a que los niños entiendan que deben decirle a sus parientes o alguna otra persona si alguien abusa de ellos.

El comunicado hizo referencia a un estudio, no identificado, según el cual los niños, en promedio, hablan del abuso nueve veces antes de que alguien les crea. "Los padres y las madres pueden ayudar a que sus niños aprendan en quién pueden confiar señalándoles quiénes son las personas en las que se puede confiar", aseveró Doerr.

Además, añadió que "los padres y las madres también pueden enseñar a sus hijos los nombres correctos de las partes privadas del cuerpo ya que esto da a los niños el vocabulario para describir lo que les ocurre".