• WASHINGTON / EFE |
  • |
  • |
  • END

El Gobierno de Estados Unidos afirmó ayer que la dimensión del desastre causado por las inundaciones en Pakistán requiere “un esfuerzo internacional concertado”, y prometió que continuará ayudando a ese país “en este tiempo de crisis”.

“El tamaño del desastre requiere un esfuerzo internacional concertado para respaldar el plan de respuesta pakistaní y el esfuerzo de recuperación”, dijo en un comunicado el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, el general James Jones.

“Estados Unidos apoya a las autoridades pakistaníes mientras afrontan los retos difíciles de este desastre natural, y seguirá trabajando con la comunidad internacional para incrementar la asistencia”, aseguró.

Jones recordó que el presidente Barack Obama ha dado órdenes de ayudar al pueblo pakistaní en la que se considera es la peor inundación en la historia de ese país y que ha desatado una “crisis humanitaria”.

Ante el temor de que la situación empeore con la llegada de más lluvias torrenciales en los próximos días, el Gobierno de EU ha estado apresurando el envío de una amplia gama de asistencias, en “estrecha coordinación con el Gobierno de Pakistán”, señaló Jones.

EU ha dado 35 millones de dólares adicionales en asistencia financiera, que se suman a los 7,5 millones ya designados a los habitantes en zonas afectadas, además de alimentos, albergues, suministros médicos y otros artículos de primera necesidad, dijo Jones.

El dinero se está canalizando a través de la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional, Usaid y está destinado a organizaciones humanitarias pakistaníes e internacionales que tienen “experiencia sustancial sobre el terreno”.

Cooperan con rescates

Además de esos fondos, continuó Jones, Estados Unidos ha enviado 436.000 comidas “halal” (certificadas por las normas musulmanas), 12 puentes prefabricados, 14 lanchas de rescate, 6 unidades de filtración de agua a gran escala, y un generador de 25 kilovatios como parte de los esfuerzos humanitarios.

Varios helicópteros estadounidenses cooperan en los esfuerzos de rescate, que han ayudado a salvar la vida de más de mil personas, según Jones.

Otros seis helicópteros del Ejército de EU también participan en las labores de rescate y evacuación de las personas en zonas afectadas, y en el traslado de ayuda humanitaria, agregó.

Naciones Unidas comparó los daños de las inundaciones en el país asiático con los del tsunami de 2004.

Se calcula que las inundaciones han afectado ya a tres millones de niños y que la crisis aumentará considerablemente la desnutrición infantil en los próximos meses.