• |
  • |
  • END

CARACAS /AFP

El presidente venezolano Hugo Chávez acusó este domingo a Colombia y Estados Unidos de haber diseñado un “plan muy peligroso para llenarnos de paramilitares”, y dijo que irá a instancias internacionales para denunciarlo.

En su programa dominical de radio y TV “Aló, Presidente”, Chávez dijo que se trata de un plan “que está diseñado en Colombia por Estados Unidos para llenarnos de paramilitares”.

“Ya estamos sintiendo el impacto en (los estados) Barinas, Apure, Táchira y Zulia, a lo largo de la frontera y llegan hasta Caracas”, aseguró el mandatario, quien en la víspera descartó que la guerrilla colombiana realice secuestros en Venezuela.

En Caracas, los paramilitares “no andan con fusiles ni uniformados, están haciendo trabajo en los barrios (pobres), vendiendo cocaína a precios bajos para ganarse a las bandas y los delincuentes e ir armándolos con armas de guerra”, prosiguió.

“Es un plan del imperio norteamericano, y la base de operaciones lamentablemente se llama Colombia. Hay sectores del gobierno y de las fuerzas militares de Colombia que no sólo saben del plan, sino que lo empujan y lo apoyan”, agregó.

“Vamos a tener que ir a las instancias internacionales a señalar este fenómeno”, refirió Chávez, sin especificar cuáles serían.


Denuncia “guerra económica”

Chávez también afirmó que la petrolera estadounidense ExxonMobil, con la que mantiene un arbitraje internacional, “nunca más volverá a robar” a Venezuela y la acusó de ser la “punta del iceberg de una guerra económica”.

“Más nunca nos robarán, bandidos de la ExxonMobil, son unos bandidos imperialistas, ladrones de cuello blanco, corruptores de gobiernos, derrocadores de gobiernos, apoyaron la invasión en Irak, y el bombardeo y siguen apoyando el genocidio en Irak”, dijo Chávez este domingo en su programa de radio y TV “Aló, Presidente”.

La ExxonMobil anunció el jueves que un tribunal británico acordó una medida cautelar de congelamiento sobre 12,000 millones de dólares de activos de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) en el exterior, en el marco de un arbitraje con el gobierno venezolano, que nacionalizó sus activos en el país.

“He leído análisis que indican que esto es apenas la punta del iceberg, que vienen las demás empresas contra Venezuela. Al imperio norteamericano le hablo, porque él es el amo, sigan y verán que no enviaremos una gota de petróleo al imperio de Estados Unidos”, aseveró Chávez.

“Si la guerra económica continúa contra Venezuela, el precio del petróleo llegará a 200 dólares (por barril), y Venezuela se meterá en la guerra económica. Más de un país está dispuesto a acompañarnos en la guerra económica. No nos van meter miedo, no nos van a disuadir”, subrayó el mandatario.


Procesadoras de leche “en capilla”

Chávez también amenazó con expropiar las plantas procesadoras de leche que mantienen en Venezuela las empresas Parmalat (Italia) y Nestlé (Suiza). “No hacemos nada con instalar plantas (estatales) si después no hay leche para las plantas porque se las lleva toda la Parmalat o la Nestlé. Este gobierno tiene que apretar tuercas”, dijo.

“Si se demuestra que la Nestlé o la Parmalat, bajo distintos mecanismos económicos o de presión o de chantaje, ofreciendo dinero por adelantado, se llevan la producción y dejan a las plantas del Estado sin la leche necesaria, eso se llama sabotaje. Hay que aplicar la Constitución e intervenir y expropiar las plantas”, aseveró.

“Hagamos todo lo que hay que hacer en esa dirección. Llamen a esos señores y adviértanles, siéntenlos ahí, que sientan que es un gobierno que está hablando a nombre de un pueblo”, dijo Chávez dirigiéndose a sus ministros. “Estamos frente a una conspiración económica y estamos obligados a actuar por la seguridad de la nación”, dijo el mandatario.

Venezuela enfrenta desde hace meses un fuerte desabastecimiento de alimentos básicos: leche, huevos, azúcar, carne vacuna, pollo y harina de trigo, entre otros. Según la empresa encuestadora Datanálisis, la escasez de alimentos se ubicó entre 20% y 25% en 2007, y se elevó a entre 30% y 35% en enero de 2008, con productos críticos como la leche que alcanza 90%.

El gobierno venezolano sostiene que el desabastecimiento es artificial, atribuyéndolo al acaparamiento y el contrabando de productos hacia otros países, pero los productores aseguran que se debe sobre todo al control de precios, vigente desde hace cinco años.

Para enfrentar el desabastecimiento, el presidente venezolano ordenó a la empresa estatal Petróleos de Venezuela crear una red de distribución de alimentos, en su mayoría importados.