•   SANTIAGO DE CHILE / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

Las familias de los 33 trabajadores de la mina San José atrapados bajo tierra desde el jueves, celebraron ayer una ceremonia religiosa en honor a los mineros, mientras siguen avanzando a buen ritmo los trabajos de las máquinas de sondeo para tratar de contactar con ellos.

Así lo informaron las autoridades y encargados de las tareas de perforación del cerro donde está enclavada la mina, a 45 kilómetros de Copiapó y a unos 830 al norte de Santiago, que precisaron que las sondas ya han penetrado unos 400 metros en el interior del cerro.

La conmemoración del Día del Minero, coincidente con la festividad católica de San Lorenzo, que paradójicamente se celebró ayer martes, se ve esta vez empañada por el accidente ocurrido cinco días atrás en el yacimiento de la compañía San Esteban, en la Región de Atacama.

Familiares, compañeros y amigos de los mineros atrapados celebraron una misa en el campamento instalado junto a la mina, a la que asistió Cecilia Morel, esposa del presidente chileno, Sebastián Piñera.

En el Palacio de La Moneda, en Santiago, el ministro secretario general de la Presidencia, Cristián Larroulet, encabezó una ceremonia ecuménica junto a varios ministros y a los presidentes del Parlamento y del Senado.

Mientras tanto, en la mina las máquinas de sondeo siguen perforando el yacimiento desde distintos puntos con el objetivo de contactar con los obreros para suministrarles agua, alimentos y oxígeno.

Según los encargados de la tarea, algunas de las máquinas han logrado perforar el terreno hasta casi 400 metros, más de la mitad de la distancia hasta el refugio donde los equipos de rescate presumen que los trabajadores se resguardaron tras el derrumbe del jueves pasado.

El canciller chileno, Alfredo Moreno, explicó que el Gobierno ha solicitado ayuda a países como Canadá, Estados Unidos, Perú y Australia para que colaboren en el rescate con maquinaria y expertos en desastres similares.

Por otra parte, asomaron las aristas políticas y judiciales del caso, y la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad la apertura de una investigación en la Comisión de Minería para esclarecer lo sucedido.

Los parlamentarios indagarán también el papel del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) y otros organismos públicos a la hora de autorizar y fiscalizar las explotaciones mineras y la protección de los trabajadores.

Gabriel Meza, Fiscal de Caldera, localidad cercana a la mina San José, anunció que el Ministerio Público también iniciará una investigación por “presunta desgracia” para determinar las responsabilidades del accidente.

“Estamos llevando una investigación por presunta desgracia de 33 mineros atrapados en la mina San José, y estamos a la espera de las labores de rescate para ver el resultado final, ojalá (sea) positivo para que estos mineros sean rescatados sanos y salvos”, dijo el fiscal a Radio Cooperativa.

Los funcionarios del Sernageomin, organismo dependiente del Ministerio de Minería, admitieron hoy la existencia de un “tremendo déficit” de inspectores en todo el país para controlar el cumplimiento de las medidas de seguridad en las explotaciones mineras.

Luis Enrique Lira, presidente de los funcionarios, señaló que hay “16 inspectores a lo largo de todo el país para fiscalizar una cantidad aproximada superior a las 4,000 faenas en el país”.