•   MOSCÚ / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El Kremlin reprendió ayer al alcalde de Moscú, Yuri Luzhkov, por no suspender sus vacaciones cuando la nube de humo de los incendios sepultó la capital, donde la mortalidad se duplicó debido a la ola de calor más abrasadora que se recuerda.

“En la situación creada en la ciudad era extremadamente importante que los dirigentes se encontraran en su lugar y directa y personalmente tomaran cada minuto todas las medidas posibles para ayudar a los moscovitas y a los visitantes”, señaló una fuente del Kremlin a las agencias rusas.

Luzhkov, que rige la ciudad desde 1992, regresó hoy de vacaciones tras hacer oídos sordos durante días a los llamados para que interrumpiera sus vacaciones y pusiera orden en la ciudad de diez millones de habitantes.

“Por supuesto, está bien que Yuri Mijáilovich (patronímico de Luzhkov) haya regresado y reasumido el cumplimiento de sus obligaciones. Pero, está claro, que debía haberlo hecho antes”, apuntó la fuente.

El Kremlin considera que “la ausencia del alcalde impidió que decisiones necesarias se tomaran a tiempo, sin dilaciones”.

El alcalde se reunió hoy con el primer ministro ruso, Vladímir Putin, al que informó sobre la situación en Moscú, donde los índices de monóxido de carbono han llegado a superar en más de seis veces los niveles permitidos.

Luzhkov, que se negó a declarar el estado de emergencia en la capital, vigente en otras siete regiones, como exigía la oposición, anunció medidas como el envío de miles de ancianos y niños a balnearios en el sur del país.

Además, prometió a Putin que Moscú movilizará brigadas de operarios para la reconstrucción de las viviendas e infraestructuras dañadas por el fuego en varias regiones rusas.

El jefe del departamento de Sanidad de Moscú, Andréi Seltsovsky, aseguró ayer que el número de muertos en la capital se había duplicado debido a la ola de calor y al humo.

“Normalmente, 360-380 personas mueren diariamente. Ahora, mueren unos 700”, afirmó en rueda de prensa.

Mientras, el diario “Kommersant” informó de que los tanatorios y los crematorios moscovitas están repletos, y que en los hospitales el calor es sofocante, por lo que muchos enfermos han regresado a sus casas.

Las autoridades municipales sólo habilitaron 123 centros sociales con aire acondicionado el domingo, y el lunes ordenaron que los hospitales trabajaran las 24 horas.