•   MOSCÚ / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

Los incendios forestales en Rusia han bajado considerablemente en las últimas veinticuatro horas y Moscú, gracias a la lluvia y al viento, se vio ayer libre del humo, que en los últimos días duplicó la tasa de mortalidad en la capital.

El área afectada por los incendios forestales disminuyó casi a la mitad, informó el Ministerio de Rusia para Situaciones de Emergencia.

De acuerdo con las cifras oficiales, en todo el país hay 56 grandes incendios forestales que afectan casi 59.000 hectáreas.

Según un portavoz del Departamento de información y análisis de la AEPB, tan sólo en la región rusa de Briansk, fronteriza con Ucrania y Bielorrusia y la más afectada por Chernóbil, hay 28 incendios en un sector de 269 hectáreas.

Los incendios han afectado terrenos contaminados con sustancias radiactivas en las regiones rusas de Briansk, Kaluga, Kurgan, Tula, Oriol, Penza y Cheliabinsk, dijo el funcionario a la agencia Interfax.

En la parte europea de Rusia se han registrado incendios forestales en 3.900 hectáreas de tierras contaminadas por el desastre de Chernóbil, añadió.

Los ecologistas han advertido de que los incendios en esas zonas podrían ampliar el área contaminada con sustancias radiactivas. La administración de Briansk no confirmó los incendios, pero aseguró que el gobernador de la región, Nikolái Dénin, supervisa personalmente la situación en los bosques contaminados por Chernóbil en vista del peligro de fuego.