•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Congreso estadounidense aprobó hoy una ley que otorga 600 millones de dólares para reforzar la frontera con México con 1.500 nuevos agentes, que aún debe ser promulgada por Barack Obama, quien impulsa una estrategia de seguridad frente a la rampante violencia en México.

El Senado abrió brevemente en medio de un receso de seis semanas para una sesión especial con apenas dos legisladores para aprobar el proyecto con el procedimiento conocido como "consentimiento unánime", reservado para asuntos no controversiales.

Los senadores Chuck Schumer, de Nueva York, uno de los impulsores de la ley, y Benjamin Cardin, de Maryland, aprobaron el proyecto, votado la semana pasada en le Cámara baja, que servirá para combatir el tráfico de drogas y armas, así como la migración ilegal, en la frontera con 1.500 nuevos agentes y mayor tecnología, incluidos más aviones sin piloto.

Esta ley incluye mayores recursos a los 500 millones de dólares solicitados por el presidente Barack Obama en mayo, cuando anunció una nueva estrategia para la frontera sur con el despliegue de 1.200 soldados de la Guardia Nacional por un año mientras se entrenan los nuevos agentes.

Obama hizo el anuncio en medio de incesantes solicitudes de autoridades en los estados fronterizos ante la creciente violencia del narcotráfico en México, que ha dejado más de 28.000 muertos desde diciembre de 2006. Asimismo, la estrategia de Obama se inscribe dentro del acalorado debate migratorio en el país, donde el mandatario impulsa una reforma migratoria integral que abra una vía para legalizar a once millones de indocumentados, pero la oposición republicana exige primero mayor seguridad en la frontera.

Obama ha admitido que para aprobar la reforma migratoria, el oficialismo demócrata -pese a contar con mayoría en ambas cámaras- necesita del apoyo de la oposición republicana, que espera ganar terreno en las elecciones legislativas de noviembre próximo.

Debate de reforma migratoria necesita "cirugía de bypass cuádruple"
El senador Schumer manifestó esperar que la nueva ley ayude a destrabar el debate sobre la reforma del sistema migratorio, que aseguró estaba "quebrado" y en necesidad de "una cirugía de bypass cuádruple".

La ley fronteriza será financiada con el aumento del costo de ciertas visas de trabajo, lo que afecta principalmente a compañías de India, donde generó irritación. Una asociación india de empresas de servicios advirtió que esta medida les puede significar más de 200 millones de dólares anuales adicionales.

Los senadores republicanos de Arizona, estado colindante con México, John McCain y Jon Kyl, saludaron la aprobación de la ley, pero advirtieron que es exigua ante las necesidades de la frontera. "Seguiremos luchando y esperamos que cuando el Congreso regrese en septiembre los demócratas acaben el juego político y se unen a nuestros esfuerzos", dijeron McCain y Kyl en un comunicado. Estos senadores habían reclamado 6.000 soldados de la Guardia Nacional para la frontera.

El acento de Obama en la seguridad fronteriza ha levantado críticas de grupos de defensa de los hispanos, que acusan al gobierno de no impulsar con suficiente fuerza la reforma migratoria. Una encuesta divulgada esta semana por la organización Red Fronteriza por los Derechos Humanos afirmó que, al contrario de la percepción generalizada, la gran mayoría de los habitantes en la frontera (67,1%) se sienten seguros.

Iniciativas de reforma migratoria ya fracasaron en el Congreso en 2006 y 2007.