•   LA PAZ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno y líderes civiles iniciaron hoy un diálogo sobre las demandas de Potosí (sur), que desde hace 17 días mantiene cortes en sus principales vías de comunicación, que han dejado a la región andina paralizada y totalmente aislada del país.

La policía informó no obstante, que la mayoría de los turistas varados por la huelga ya abandonó el país de diversas maneras.

Cinco ministros y dirigentes del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), entidad civil que articula las protestas, comenzaron a barajar fórmulas de solución, a pesar de que persisten los cortes de sus vías, inclusive las que conectan a la región con Argentina y Chile.

Más de mil personas permanecen expectantes en piquetes de huelga instalados en diversos puntos de la región para exigir atención del gobierno a sus demandas regionales.

El gobierno y líderes civiles trabajan en seis mesas de diálogo para atender las demandas. El acuerdo para la conformación de las mesas fue establecido la madrugada de este sábado en la ciudad de Sucre, a 150 km de Potosí.

Demandan presencia de Evo Morales
El presidente de Comcipo, Celestino Condori, planteó, sin embargo, que para "nosotros es importante la participación del presidente (Evo) Morales en alguna etapa de este diálogo, para que pueda dar las garantías de que los acuerdos que se pueda sostener sean garantizados, homologados".

El ministro de la Presidencia, Oscar Coca, reiteró que Morales está dispuesto a recibir a la delegación de Potosí en la casa de Gobierno de La Paz a condición de que cesen las protestas en esa región.

Las mesas de diálogo discutirán un problema de límites entre Potosí y Oruro, la reactivación de una planta minera, la construcción de un aeropuerto y de una fábrica de cemento y la preservación del Cerro Rico, deteriorado por la explotación indiscriminada de plata.

La apertura de negociaciones dejó momentáneamente sin efecto la amenaza de Potosí, ciudad andina de 160 mil habitantes, de tomar las instalaciones de la fina de zinc, plata y plomo de San Cristóbal, filial de la japonesa Sumitomo, para presionar al gobierno a que acceda a sus peticiones.

Mayoría de turistas ya salieron del país
En La Paz el comandante de la Policía, general Oscar Nina, declaró a periodistas que la mayoría de los turistas atrapados en el conflicto durante dos semanas abandonaron el país de diversas maneras. "Hemos evacuado prácticamente a todos los turistas, ahora estamos sacando un último contingente de la localidad de Uyuni, por un sector del departamento de Oruro", que tiene un extenso límite con Potosí, señaló.

El Salar de Uyuni, es el desierto salino más grande del mundo de unos 10.000 km2 y que alberga ingentes volúmenes de litio, lo que lo ha convertido en uno de los principales puntos de atracción turística del país.

El grueso de los turistas, la mayoría franceses y argentinos, estuvo varado durante días en Potosí, donde aún hay escasez de alimentos y medicina por el bloqueo. La noche del jueves una quincena de turistas logró salir de la ciudad de Potosí, según una fuente consular, quien señaló que en el grupo había españoles, franceses y británicos.

El fuerte bloqueo en Potosí inmovilizó a más de un centenar de turistas, algunos de ellos por más de diez días. Pero unos 80 han salido en varias etapas. "Ese tema (de los turistas varados) ya no es un problema", sostuvo el general Nina.

El presidente Morales aseguró hace dos días que la protesta en Potosí, 550 km al sur de La Paz, "es una acción política" a la que "tal vez algunos hermanos se han sumado por la reivindicación", pero esa demanda se ha convertido "en una conspiración contra este proceso".

Potosí es uno de los bolsones electorales de Morales, que en diciembre obtuvo su segundo mandato con el 64% de los votos.