•   ASUNCIÓN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, en tratamiento por cáncer, recibió hoy a sus pares de Uruguay, José Mujica, y de Bolivia, Evo Morales, con quienes coincidió en avanzar en el bloque llamado Urupabol, en ocasión del segundo aniversario de su llegada al poder.

De buen semblante, como ayer cuando retornó de Brasil tras su primera sesión de quimioterapia, en Sao Paulo, el jefe de Estado conversó por espacio de 40 minutos con Morales y Mujica.

Los tres gobernantes ratificaron su voluntad de integración energética en su carácter de representantes de los países menores de Sudamérica. "Durante la reunión, el presidente Mujica ratificó la voluntad de Uruguay de ceder un puerto de aguas profundas para el Paraguay", señaló en rueda de prensa el ministro de Relaciones Exteriores paraguayo, Héctor Lacognata, como portavoz de la cumbre. "También hablaron del proyecto de construcción del Gasoducto del Sur, un gasoducto que comenzará en Tarija y que atravesará Paraguay hasta conectar con Uruguay" a través de Argentina, dijo el canciller.

Tanto Paraguay como Uruguay dependen de las importaciones argentinas, país que a su vez le compra a Bolivia.

Al finalizar la audiencia, los tres presidentes se trasladaron juntos a la sede del IV Foro Social de las Américas, en el coliseo del Consejo Nacional de Deportes, donde unos 4.000 jóvenes izquierdistas de varios países del continente los aclamaron. Los asistentes organizaron un "acto de solidaridad con el proceso paraguayo" con mensajes de los tres jefes de estado, identificados con la izquierda.

Al finalizar el acto, Morales retornó a Bolivia mientras que Mujica permanece en Paraguay para completar una agenda oficial mañana.