•   ISLAMABAD  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Varios países anunciaron hoy nuevas donaciones para las víctimas de las inundaciones en Pakistán, después de que la ONU se inquietara por la lentitud de la movilización internacional y dijera temer una "segunda oleada" de muertos en las regiones devastadas.

Las inundaciones provocadas por las lluvias torrenciales del monzón han afectado una quinta parte del país desde hace tres semanas, barriendo pueblos enteros y anegando tierras fértiles. La catástrofe, la peor en la historia del país, ha matado hasta ahora a 1.600 personas, según la ONU, y 20 millones han sido damnificadas.

Pero las agencias de ayuda encontraron dificultades para reunir el dinero necesario. Gran Bretaña deploraba el monto "miserable" reunido hasta entonces, una situación que los expertos explican entre otras cosas por un "déficit de imagen" de Pakistán, país relacionado a menudo con el terrorismo.

Auxilio comienza a notarse
Pero la ONU anunció hoy que los fondos empezaban a llegar más rápidamente, cerca de una semana después de haber pedido a la comunidad internacional 460 millones de dólares de ayuda para socorrer a los seis millones de damnificados más vulnerables.

La ONU sólo había recibido el 20% de este montante, pero subió al 35% esta mañana, y al 40% al final del día, según los cálculos de la organización.

Desde Pakistán, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, había instado el domingo a la comunidad internacional a "acelerar su ayua al pueblo paquistaní". Su exhortación "parece haber sido escuchada", y "nos movemos hacia la buena dirección", señaló este martes en Ginebra Elisabeth Byrs, portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA). La comunidad internacional "se está movilizando", sostuvo.

Japón anunció el envío de 10 millones de dólares más de ayuda de emergencia. Austria ha triplicado su ayuda, elevándola a 35 millones de dólares en total. Será entregada a través de las agencias de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, y también, en el caso de las zonas más afectadas, por medio de la aviación militar australiana.

Turquía ha duplicado su ayuda a las víctimas de las inundaciones, elevándola a 10 millones de dólares. Arabia Saudita ha reunido 20,5 millones de dólares el primer día de una campaña nacional de donaciones para los damnificados. Por su lado, Afganistán contribuirá con una ayuda de un millón de dólares.

El Banco Mundial se ha comprometido a liberar 900 millones de dólares para Pakistán, pero no ha precisado el calendario de entrega.

Temen "segunda oleada de muertos"
Ayer, Maurizio Giuliano, portavoz de la OCHA, manifestó temer una "segunda oleada de muertos" entre las víctimas, si no llegan más donaciones internacionales, destacando que 3,5 millones de niños están amenazados por enfermedades transmitidas por el agua. El portavoz añadió que la Organización Mundial de la Salud (OMS) se prepara a ayudar a decenas de miles de personas si aparecen brotes de cólera.

"Necesitamos dos millones de dólares por día para entregar agua potable a las víctimas, pero no podemos sostenerlo. No tenemos dos millones para gastar por día", explicó Daniel Toole, de la UNICEF. El Programa Alimentario Mundial (PAM) advirtió que "las reservas de comida están bajo fuerte presión para el mes de septiembre".

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) también expresó su preocupación. "Nuestros suministros se agotan. Necesitamos más puentes aéreos y montos masivos de fondos para afrontar esta crisis", declaró su portavoz, Andrej Mahecic. Un alto representante de la OMS, Guido Sabatinelli, declaró hoy que el número de muertos sería "en todo caso mucho más elevado" que los 1.400 que reconoció el gobierno.