elnuevodiario.com.ni
  •   KIEV  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Ucrania, uno de los mayores exportadores de cereales del mundo, recortará sus exportaciones de granos a 3,5 millones de toneladas hasta el final del año a raíz de la ola de calor y la sequía que afectan al país, siguiendo los pasos de Rusia.

"Proponemos permitir (exportar) 2,5 millones de toneladas hasta finales de año", así como un millón de toneladas de cereales que se encuentran ya en los puertos ucranianos, anunció el ministro de Política Agraria ucraniano Mykola Prysiajniuk.

La medida debería entrar en vigor el 1 de septiembre, agregó el ministro. La cuestión será examinada mañana en Consejo de Ministros con los comerciantes de cereales, continuó.

Ucrania, primer abastecedor mundial de cebada y sexto de trigo, había exportado más de 21 millones de toneladas de cereales entre junio de 2009 y junio de 2010. Esta ex república soviética ya exportó 2,69 millones de toneladas de cereales desde el 1 de julio.

Sanciones de la OMC a la vista
La medida anunciada por Kiev podría costarle a Ucrania sanciones de parte de la Organización Mundial del Comercio (OMC), de la cual es miembro, según la prensa.

Tras la ola de calor que afecta al país desde hace semanas, la cosecha de cereales podría bajar a 42,5 millones de toneladas contra 46 millones de toneladas en 2009, de acuerdo con estimaciones.

Rusia, tercer exportador mundial de trigo, había anunciado dos semanas atrás una suspensión de sus exportaciones de ese cereal y derivados a partir de mediados de agosto, a raíz de la caída de las cosechas. La cosecha rusa de cereales alcanzaría este año apenas 60 ó 65 millones de toneladas, muy por debajo de los 97 millones de toneladas de 2009.

El anuncio ruso provocó que los precios mundiales del trigo tocasen niveles récord a principios de agosto, luego de ser objeto de un aumento constante en las últimas semanas.

La Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) advirtió recientemente que si se siguen disparando los precios de los granos podría haber problemas de seguridad alimentaria en los países pobres. En los primeros cuatro meses de 2008, los precios de las materias primas para elaboración de alimentos habían subido 53% con respecto al mismo periodo de 2007, afectando a los países más pobres y provocando revueltas en Africa, el Caribe y Asia.