•   MOSCÚ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La alcaldía de Moscú prohibió la venta de alcohol de alta gradación entre las diez de la noche y las diez de la mañana, una nueva medida destinada a luchar contra el alcoholismo, que mata a medio millón de personas cada año en Rusia.

"A partir del 1 de septiembre de 2010, la venta al por menor de alcoholes de más de 15% será prohibida entre las 22H00 y las 10H00", señaló el ayuntamiento de la capital rusa, añadiendo que el alcalde Yuri Luzhkov ya firmó la prohibición y que ésta será publicada próximamente. "Es una muy buena medida, que permitirá reducir la carga del alcoholismo sobre la población", indicó Yevgeny Briun, director de los servicios rusos de toxicología.

Sin embargo, Briun advirtió que un país donde han fracasado todas las prohibiciones -como aquella que intentó a finales de los años 80 Mijail Gorbachov- todo límite al consumo de vodka sería "violado".

Algunos expertos han cuestionado este método de lucha contra la dependencia, diciendo que alimentará el comercio ilegal del vodka y aumentará el número de víctimas de alcoholes adulterados. En la época soviética era posible comprarle vodka bajo cuerda a un taxista a cualquier hora, recordaban varios moscovitas.

Una prohibición similar fue introducida ya en primavera en la región de Moscú (sin incluir la capital), donde la venta de alcohol de alta gradación está prohibida entre las 21H00 y las 11HOO.

El presidente Dimitri Medvedev ha llamado en varias ocasiones a intensificar la lucha contra el alcoholismo, y ha lamentado que sus conciudadanos beban actualmente más que en los años 1990, tras el desmembramiento de la Unión Soviética. "Sabemos bien cómo nos ponemos a beber: para comenzar un vaso pequeño, luego dos, tres y en seguida, nos vamos", había señalado Medvedev a finales de 2009.

Desde el 6 de agosto los conductores rusos no tienen derecho a tener ni un solo rastro de alcohol en la sangre, aunque en la opinión de varios conductores consultados, la nueva medida no ha conseguido sino multiplicar la cantidad y el valor de los sobornos percibidos por la policía de carreteras.

Medio millón de personas mueren en Rusia por alcoholismo
El alcohol mata a medio millón de personas cada año en Rusia y repercute sobre la esperanza de vida de los hombres (de 60 años, según la OMS), inferior a la de países pobres como Bangladesh u Honduras, según las estimaciones oficiales.

Según varios especialistas, habría que aumentar el precio del vodka por medio de impuestos -ya que el precio mínimo por una botella de medio litro es 89 rublos (3 dólares)-, pero las autoridades temen el descontento de la población. Aún peor, la mitad de las bebidas alcohólicas consumidas son producidas clandestinamente y "su precio es de 30 a 35 rublos" (alrededor de un dólar), indicó Alexander Nemtsov, director del Instituto de Psiquatría de Moscú y especialista en alcoholismo.

"En la época soviética el monopolio lo tenía el Estado, mientras que hoy los ingresos van a parar a los bolsillos de productores que hacen funcionar las fábricas de noche clandestinamente, para fabricar vodka que no es gravado", indicó Nemtsov a Radio Eco de Moscú, añadiendo que "el sistema está extendido que es prácticamente imposible hacer algo".

Medvedev reconoció hace un año que las medidas tomadas por el gobierno durante los últimos años para reducir el consumo de alcohol habían tenido un éxito "nulo".