elnuevodiario.com.ni
  •   MÉXICO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cientos de sacerdotes católicos y pastores protestantes han sido víctimas en México de extorsiones y amenazas de muerte por parte de narcotraficantes, afirmaron representantes de esas religiones.

"Ministros mexicanos y extranjeros han sido amenazados en el norte del país por el crimen debido a que nos ven como un negocio y/o porque hemos implementado campañas para rescatar a adictos y alcohólicos", comenta Arturo Farela, presidente en México de la Confraternidad de Iglesias Cristianas Evangélicas.

Esa organización maneja varias decenas de centros de rehabilitación en México. Uno de ellos es la clínica "Templo Cristiano Fe y Vida" de Ciudad Juárez -frontera con Estados Unidos-, donde el 11 de junio un comando armado de unos 30 sicarios irrumpió y asesinó a 19 personas, dejando además a otras cuatro heridas. En septiembre de 2009 un ataque similar en Ciudad Juárez en otro centro de rehabilitación, también protestante, dejó 18 ejecutados.

Ante los intentos de extorsión, los pastores protestantes se han negado respondiendo: "Vengan los domingos y llévense los donativos", añadió el representante en México de los 25 millones de protestantes que hay en este país, según sus cálculos. "Solamente en Ciudad Juárez tenemos más de 100 ministros, de un total de 800, que se han visto amenazadas por miembros del crimen organizado", sostuvo Farela.

De los 15.000 sacerdotes católicos que hay en México, "más de 1.000 han sido víctimas de amenazas de muerte o intentos de extorsión", afirmó a su vez Manuel Corral, vocero de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

Narcotraficantes piden a sacerdotes entre mil y 100 mil pesos mensuales
Corral explica que los narcotraficantes han pedido de "mil pesos (unos 700 dólares) a 100 mil pesos (7.000 dólares)" mensuales, y que algunos sacerdotes han aceptado porque hacen una interpretación equivocada de la exigencia criminal.

Los criminales "a veces se introducen diciendo: 'es para hacer una buena obra, padre colabore con tal cantidad', y después hablando con la gente te das cuenta de que has entrado en un espiral de extorsiones", explica Corral. "Luego cuando quieres negarte vienen las amenazas. Los criminales te dicen: 'si no me das (el dinero) está de por medio tu familia, la integridad de tus feligreses, de tu edificio'", prosigue Corral.

Cuestionado por la cantidad de amenazas de muerte ejecutadas, Corral dice que no tienen ninguna registrada como tal, pero que tienen sospechas sobre los accidentes automovilísticos "raros" en los que han muerto algunos de ellos, aunque se negó a dar más detalles.

Los entrevistados coinciden en que Tamaulipas, Nuevo León y Chihuahua son los estados en los que más agresiones han recibido los religiosos. Esos estados son los principales escenarios de la guerra entre capos de las drogas, que ha dejado un saldo de más de 28.000 asesinatos en los últimos tres años y medio, según cifras oficiales.

Arzobispado rota a sacerdotes ante constantes amenazas
En ese período el arzobispo primado de México, Norberto Rivera, ha tenido que cambiar de iglesia a "unos 10 sacerdotes" ante reiteradas amenazas de muerte del crimen organizado, según Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis de México.

Tanto protestantes como católicos han sostenido reuniones con el gobierno mexicano en las que han expuesto esas agresiones, pero a pesar de que coinciden en que han aumentado aún no quieren solicitar protección especial. "Al que quieran matar, lo van a matar igual con o sin guardaespaldas oficiales", concluye Manuel Corral.

Hasta ahora las amenazas y extorsiones por parte del crimen organizado se habían concentrado contra empresarios, a los que los capos les exigen las llamadas "cuotas de piso" para operar sus negocios, como restaurantes, discotecas, entre otros giros, según ha denunciado en diversas ocasiones ese gremio.