•   LA PAZ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Tres departamentos de los llanos y la Amazonía de Bolivia, fronterizos con Brasil, sufrían incendios forestales provocados por "chaqueos" -quema de pastizales para la siembra- que afectaron un millón de hectáreas, cubrieron de humo varias ciudades y perjudicaron la aeronavegación.

Los incendios son provocados por campesinos y productores agropecuarios, en una práctica ancestral según la cual quemar la tierra produce mejores cosechas, mientras que el Estado ha advertido a los campesinos contra esas prácticas pero carece de mecanismos para controlar.

El director de la oficina gubernamental Autoridad Boliviana de Tierras y Bosques (ABT), Clíver Rocha, afirmó ayer en una conferencia de prensa que "en un millón de hectáreas el fuego se ha producido" y urgió a "parar el fuego".

La ABT explicó en un informe previo que se detectaron "24.961 focos de calor" en los departamentos de Santa Cruz (este), Beni (noreste) y Pando (norte), las principales zonas agrícolas y ganaderas de Bolivia.

ABT teme que focos de calor superen los 50.000
El temor de la ABT es que hasta fin de año los focos de calor superen los 50.000, como ocurrió en 2006, uno de los picos más altos de los últimos años. "Nos estamos declarado en emergencia, para atender la solución del problema", acotó Rocha, quien agregó que se buscará penalizar el "chaqueo" por los daños provocados, así como subir el pago de gravámenes en predios quemados.

El funcionario llamó al Poder Ejecutivo, a gobernadores departamentales y a alcaldías a emprender acciones conjuntas para frenar esta práctica que comienza en agosto de cada año y se convierte en un problema de magnitud, pues daña el medio ambiente y la salud de las personas.

Uno de las quemas más preocupantes se registró en los últimos días en la zona de Guarayos, en el departamento de Santa Cruz, porque las llamas se acercaron a poblados rurales, donde destruyeron 40 casas de madera y mataron a animales de granja, aunque sin causar víctimas humanas. "Hay 40 casas totalmente quemadas y las familias se quedaron sin nada, necesitan carpas y vituallas, especialmente alimentación, porque los 'chacos' (sembradíos) quedaron totalmente quemados. Hasta gallinas, patos y perros fueron carbonizados", afirmó Tomás Pérez, una autoridad local de Guarayos.

También agregó que "la densa humareda se ha intensificado y se hace difícil la respiración", además de afectar la visión de las personas. Justamente la humareda ha perjudicado parcialmente varios aeropuertos domésticos en los tres departamentos bolivianos, aunque el internacional de Viru-Viru, en la región de Santa Cruz, y el de mayor tráfico, estaba operable.

Los aeródromos de los poblados de Guayaramerín y Trinidad, de tráfico interno, en el departamento de Beni; y el de Cobija, capital de Pando, suspendieron sus vuelos por algunas horas. Por ello los vuelos de avionetas pequeñas fueron suspendidos, porque generalmente no cuentan con la suficiente tecnología para despegar o aterrizar en condiciones de baja visibilidad, afirmó una autoridad de la gubernamental Administración Autónoma para los Servicios para la Navegación Aérea (AASANA).