•   BOGOTÁ / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El gobierno colombiano del flamante presidente Juan Manuel Santos podría incluir las inquietudes de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) al suspendido tratado militar suscrito con Estados Unidos, admitió ayer jueves la canciller María Ángela Holguín.

“No solamente Venezuela sino Unasur en general, habían solicitado que se introdujeran unos párrafos donde ellos sentían que les daba tranquilidad que no iba a pasar absolutamente nada con las bases en Colombia. Eso seguramente lo vamos a mirar dentro de todo el estudio que se le va a dar al acuerdo”, dijo.

Sin embargo, la canciller puntualizó que el Gobierno va a revisar el acuerdo “a la luz de las necesidades del país”, según dijo en declaraciones a emisoras de radio.

La Corte Constitucional de Colombia (garante de la Carga Magna) suspendió la aplicación del tratado y ordenó someterlo a la aprobación del Congreso, en un fallo emitido el martes pasado.

Santos dijo que el Gobierno está estudiando el fallo para decidir el camino a seguir, y admitió que incluso el acuerdo podría ser “más ambicioso” al presentarlo al Congreso.

Rechazo en la región
El acuerdo suscrito en octubre de 2009, autoriza a tropas de Estados Unidos a actuar controladamente desde siete bases militares colombianas en la lucha contra el narcotráfico y terrorismo.

Incluso antes de que fuera firmado, el acuerdo despertó un generalizado rechazo en la región, especialmente en los gobiernos de Bolivia, Ecuador y Venezuela. Por esta razón el presidente venezolano Hugo Chávez “congeló” las relaciones con Colombia el 28 de julio de 2009.

Sin embargo, la semana pasada en la cumbre presidencial entre Santos y Chávez en la ciudad colombiana de Santa Marta, donde se acordó restablecer las relaciones diplomáticas bilaterales, el mandatario venezolano dijo que el acuerdo militar es una cuestión de soberanía de cada país.

“Siempre he dicho que Colombia, como Venezuela es soberana para establecer convenios con cualquier país del mundo, lo único es que ninguno de esos convenios afecte la soberanía del vecino ni se convierta en amenaza. Eso lo conversamos”, dijo Chávez.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, “saludó” la decisión del tribunal, calificándola como “una defensa abierta a la soberanía del pueblo colombiano”.