•   MADRID  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los dos cooperantes españoles secuestrados desde noviembre del 2009 por la organización Al Qaida del Magreb Islámico (AQMI), Albert Vilalta y Roque Pascual, "han sido liberados" y llegarán a Barcelona (noreste de España) esta noche, anunció el gobierno español.

El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, indicó en una comparencia ante los medios que Vilalta y Pascual están "libres" y que llegarán "a Barcelona esta noche acompañados de sus familiares y de la secretaria de Estado de Cooperación" española, Soraya Rodríguez.

"Hemos recibido una llamada de (la vicepresidenta del gobierno español María Teresa Fernández) de la Vega confirmando que nuestros compañeros ya están en manos seguras", anunció por su parte en Barcelona Francesc Osán, director de la ONG Barcelona Acció Solidària, a la que pertenecen ambos como voluntarios. "Se prevé la llegada al aeropuerto de El Prat (de Barcelona) para esta noche", añadió.

Ambos viajaron hoy hacia la frontera entre Mali y Burkina Faso y el ejecutivo español esperó a que llegasen a un lugar seguro para anunciar su liberación.

Una fuente de seguridad de la región del Sahel había indicado esta mañana que los liberados eran "esperados" en la frontera entre Mali y Burkina Faso, donde un helicóptero debía trasladarlos a la capital de Burkina Faso, Uagadugú.

Esposas van rumbo a África
Un avión español partió rumbo a Africa con las esposas de los liberados, la secretaria de Estado de Cooperación, varios funcionarios un médico y un psicólogo, según fuentes gubernamentales españolas, que añadieron que éste llegará a Barcelona con los liberados no antes de medianoche.

Según varios medios, el mediador Mustafá Chafi, consejero del presidente de Burkina Faso, ha acompañado la liberación.

El secuestro "pone el punto final a una acción terrorista que nunca se debió producir", declaró el presidente del gobierno español, que quiso "agradecer muy especialmente la cooperación prestada por distintos gobiernos, muy especialmente los gobiernos de la zona en la que se produjo el secuestro".

Zapatero subrayó que el ejecutivo español "ha multiplicado su actividad política y diplomática (...) para lograr su liberación", lo que ha supuesto una "dificilísima tarea de gobierno".

Roque Pascual, de 50 años, y Albert Vilalta, de 35, fueron secuestrados el 29 de noviembre junto a su compañera Alicia Gámez -liberada en marzo- cuando viajaban por Mauritania con una caravana de ayuda humanitaria de la ONG Barcelona Acció Solidària. Posteriormente fueron trasladados al desierto de Mali.

La liberación se produce después de que el martes el islamista malí Omar Sid Ahmed Uld Hamma, alias "Omar el Saharaui", condenado a 12 años de cárcel por haber secuestrado para Al Qaida a estos tres cooperantes, fuera extraditado a su país.

Rescate de 3,8 millones de euros
El diario El Mundo achaca la liberación tanto a esta extradición como al pago por parte del gobierno español de un rescate de 3,8 millones de euros, que otros medios cifran en entre 5 y 10 millones de euros.

El secuestro de Pascual y Vilalta, de casi nueve meses, es el más largo efectuado por Al Qaida en el Magreb, según varios medios.

A finales de julio, AQMI mató a otro de sus rehenes, el también cooperante francés Michel Germaneau, de 78 años, después de una operación militar francesa y mauritana para intentar liberarlo en la que murieron siete miembros de esa organización. El ataque militar provocó la preocupación del gobierno español, que temió por la vida de los dos secuestrados.