elnuevodiario.com.ni
  •   TEGUCIGALPA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La fiscalía hondureña investiga el paradero de 98 millones de dólares supuestamente entregados por el gobierno de Venezuela al ex presidente Manuel Zelaya, derrocado el 28 de junio del 2009, informaron fuentes de la institución a la prensa.

El fiscal contra la Corrupción, Henry Salgado, declaró a la prensa que "el ministerio Público ya ha hecho diligencias en lo que respecta a la denuncia del supuesto desvío de 98 millones de dólares". Añadió que la fiscalía solicitará al Tribunal Superior de Cuentas (TSC), el organismo contralor del Estado, "ampliar las investigaciones" sobre el destino de los fondos que fueron entregados en el marco de la cooperación de la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA) con el gobierno de Zelaya.

La magistrada del TSC, Daisy de Anchecta, informó a la radio HRN que "hay 98 millones de dólares que no sabemos dónde están, desaparecieron; no dejaron absolutamente ningún rastro".

Según los informes del fiscal, los fondos fueron entregados a Zelaya para la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), el organismo encargado de atender emergencias de la población en casos de desastres naturales, cuyo ex encargado, Marco Burgos, no pudo ser localizado por la fiscalía.

El actual jefe de Copeco, Lisandro Rosales, aseguró que en las actas del organismo del 16 de abril del 2009, consta que Venezuela dio 100 millones de dólares y que 2 millones fueron transferidos a una cuenta del Banco Central de Honduras.

Zelaya aseguró que solo hizo una transferencia de dos millones de dólares, en declaraciones a la cadena CNN desde su exilio en República Dominicana. El ex presidente se quejó además de que él y sus ex funcionarios son "víctimas" de los golpistas que lo derrocaron el 28 de junio del 2009.

La justicia hondureña acusa al ex mandatario de varios delitos de corrupción. Por su parte, la Comisión de la Verdad nombrada por el gobierno de Porfirio Lobo para esclarecer los hechos que rodearon al golpe de Estado, aceptó que investiga el paradero de 400 millones de lempiras (21 millones de dólares) que fueron retirados del Banco Central de Honduras dos días antes del golpe.

La fiscalía y el TSC también investiga la desaparición de un lujoso vehículo Lexus adquirido con una dispensa de impuestos por Zelaya, según la prensa.