•   ASUNCIÓN /EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente de Paraguay, el ex obispo Fernando Lugo, pasó ayer por la primera prueba de filiación impuesta por la justicia tras los escándalos motivados por demandas de paternidad que le hicieron tambalear en el primer año de su Gobierno.

Lugo, de 59 años y que hace dos semanas se realizó la primera quimioterapia contra un cáncer linfático detectado veinte días atrás, se sometió en la residencia presidencial de Mburuvichá Róga a la extracción de sangre ordenada el pasado día 10 por la jueza de la Niñez Ana Ovelar con vistas a hacer pruebas genéticas.

En el mismo acto también fueron tomadas muestras al presunto hijo de tres años de Lugo, así como a la madre del niño, Hortensia Morán, quien le atribuye una relación íntima durante la pasada campaña electoral, en la época en que militaba en uno de los grupos de izquierda que apoyó la candidatura del ex prelado.

El análisis genético será realizado por tres laboratorios privados de Asunción y los resultados no se conocerán hasta antes de dos semanas, según fuentes judiciales.

“Con total normalidad se procedió a extraer las muestras de la señora Hortensia Morán, del menor, así como del presidente”, afirmó a los periodistas el abogado del gobernante, Marcos Fariña, a su salida de la vivienda presidencial.

“Creemos en la seriedad, en la responsabilidad y sobre todo en la honestidad de los laboratorios”, expresó, por su parte, Morán, de 40 años y directora de una guardería social en Capiatá, localidad de las afueras de Asunción

Reactivarán otro caso
La prueba de ADN fue realizada tras varios incidentes procesales y del archivo de la anterior demanda de la misma mujer, el pasado mayo por orden de un juez de J. Augusto Saldívar, municipio vecino a Capiatá.

Esta misma semana, la segunda mujer que había exigido por la vía judicial otra prueba, Benigna Leguizamón, de 27 años, anunció que reactivará el caso tras denunciar que el gobernante no cumplió sus promesas luego de desistir de la primera demanda, en diciembre de 2009, Leguizamón, de escasos recursos y que reside en Ciudad del Este, a 330 kilómetros de Asunción, había relatado una historia de seducción en la época en que hacía labores de limpieza en el Obispado de San Pedro, la región más pobre del país.

Según ella, fruto de esa relación nació un niño, el 9 de septiembre de 2002. La mujer denunció demoras en la titulación de la vivienda a la que pasó a residir tras retirar la demanda.

Los escándalos de paternidad estremecieron a Lugo en abril de 2009, en coincidencia con el primer aniversario de su triunfo electoral al frente de una coalición de amplia base ideológica que puso fin a una hegemonía de 61 años en el poder del Partido Colorado.

El primer caso fue el de Viviana Carrillo, de 25 años y madre de Guillermo Armindo, de tres años, que el 13 de abril fue reconocido públicamente por Lugo como hijo suyo.