•   SAN JOSÉ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Corte Interamericana de Derechos Humanos inició hoy un juicio por una denuncia de dos campesinos mexicanos, detenidos por militares en 1999 y luego condenados bajo cargos de tenencia de armas y drogas, a raíz de su oposición a la tala de bosques.

Los campesinos ecologistas Rodolfo Montiel y Teodoro Cabrera, cuya denuncia fue avalada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), con sede en Washington, alegan que fueron detenidos y torturados por los militares para que firmaran declaraciones inculpándose y que no tuvieron un juicio justo.

"Quiero agradecer a Dios y a la Corte Interamericana por permitirme venir a hablar de viva voz", declaró Montiel al iniciar su testimonio ante el panel de siete jueces, encabezado por el presidente de la Corte, el magistrado peruano Diego García-Sayán. "Es muy peligroso el Ejército en las regiones rurales" de México, afirmó Montiel, quien testificó sin quitarse su sombrero vaquero y quien afirmó que sufrió prisión, malos tratos y torturas por su lucha "para defender nuestros bosques".

"La Comisión encontró que se había desconocido el derecho que tienen estas personas a que el Estado investigara, judicializara y penalizara los malos tratos y las torturas, y finalmente fueron condenadas con base en declaraciones que rindieron estas personas sometidas a los malos tratos y las torturas", comentó el comisionado de la CIDH en el juicio, Rodrigo Escobar.

La CIDH llevó el caso ante la Corte Interamericana, con sede en San José, que escuchó el testimonio de Montiel, quien junto a Cabrera fue liberado de prisión en 2001 por orden del gobierno del ex presidente Vicente Fox, en medio de presiones de entidades ecologistas y humanitarias. "Nunca se ha reconocido la inocencia ni se ha sancionado a los militares que los torturaron", declaró Luis Arriaga, director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez.

Represalia por campaña contra tala de bosques
Los dos campesinos del estado mexicano de Guerrero alegan que fueron detenidos y condenados como represalia por la campaña que iniciaron en 1998 contra la tala de bosques en la Sierra de Petatlán y Coyuca de Catalán.

En los dos días de audiencia de este juicio, la Corte escuchará también declaraciones de testigos y peritos, y los alegatos de los abogados del gobierno mexicano y de los campesinos, además de los representantes de la CIDH. Los demandantes también cuentan con apoyo legal del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), otra ONG que promueve los derechos humanos. Se estima que el tribunal dictará sentencia en unos seis meses.

Montiel recibió una condena de seis años y ocho meses de prisión y Cabrera de diez años. Mientras estaban presos, recibieron varios premios internacionales, entre ellos uno del Centro de Derechos Humanos Robert F. Kennedy, de Estados Unidos.

Los demandantes piden a la Corte que condene a México a una "reparación integral", que incluya el reconocimiento de que eran inocentes y una sanción a los militares que los arrestaron y torturaron, además de un "reconocimiento público de parte del Estado del grave daño cometido", explicó Arriaga.