•   MÉXICO  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las autoridades mexicanas identificaron ya a 31 de los 72 inmigrantes que fueron víctimas de una matanza aparentemente perpetrada por el crimen organizado en el estado de Tamaulipas, nordeste del país, afirmaron fuentes de la Procuraduría General de Justicia del estado.

Un portavoz de la dependencia explicó que hasta el momento se han identificado los cadáveres de 14 hondureños, 12 salvadoreños, 4 guatemaltecos y un brasileño. Los cuerpos han sido trasladados a Reynosa, donde "personal de servicios periciales de la institución (la fiscalía de Tamaulipas) en colaboración con los peritos de la Procuraduría General de la República (PGR) identificaron a 31 personas", declaró la fuente. Aparte de ellos otras 41 están todavía sin identificar, agregó.

De momento no hay víctimas ecuatorianas identificadas pero sí es de esa nacionalidad el único superviviente de la matanza, quien malherido escapó del lugar de los asesinatos, un rancho cercano a la localidad de San Fernando y alertó a las autoridades de lo sucedido. El portavoz de la fiscalía de Tamaulipas señaló que "posiblemente" el ecuatoriano tenía "algún compañero" de su misma nacionalidad, extremo que por el momento no se ha podido precisar en la identificación de cadáveres.

Personal diplomático de Ecuador, Brasil, El Salvador y Honduras visitó ayer Tamaulipas para apoyar el proceso de identificación de los indocumentados y están enlazados con las autoridades, señalaron a Efe fuentes de la embajada de Honduras.

El viceministro de Relaciones Exteriores de Honduras, Alden Rivera, quien se encuentra en México, ofrecerá hoy una rueda de prensa en la capital mexicana para fijar la postura de su país en relación con los hechos.

El superviviente, que se encuentra en un hospital de la Armada en Tamaulipas, señaló al cartel de Los Zetas, uno de los grupos más violentos del crimen organizado, como el autor de la matanza. Las bandas del crimen organizado en México, principalmente del narcotráfico, mantienen una guerra entre ellas y contra el Gobierno, que ha dejado más de 28.000 muertos en los últimos tres años.