•   SANTIAGO DE CHILE / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

Las autoridades continuaron ayer viernes suministrando agua y alimentos a los 33 obreros que desde el cinco de agosto están atrapados en una mina del norte de Chile, mientras se ultiman los preparativos para iniciar la perforación que permitirá rescatarlos.

Los equipos de rescate trasladaron la base de la Raise Borer Strata 950, la máquina perforadora de 30 toneladas cedida por la estatal Corporación del Cobre, Codelco, al punto donde se realizará la excavación.

Se espera que hoy sábado la máquina empiece a perforar un conducto de unos 38 centímetros de diámetro, que posteriormente será ampliado a unos 66 centímetros, para rescatar por ahí a las víctimas, en una labor que se prolongará por unos tres meses.

El movimiento de la maquinaria levantó aplausos entre los familiares de los mineros, quienes permanecen apostados en el campamento “Esperanza”, en los aledaños de la mina San José, situada en la región de Atacama, a unos 830 kilómetros de Santiago.

Las familias de los obreros estaban con el ánimo renovado, tras ver a sus seres queridos en un video difundido la noche del jueves, donde sorprende su nivel de organización, disciplina, unidad y buen humor.

Los propios mineros grabaron el video, en el que aparecen una veintena de los atrapados, visiblemente delgados, barbudos y ojerosos, pero de muy buen ánimo, mostrando las instalaciones que ellos mismos montaron.

“En estos momentos se ven las cosas grandes que hay en Chile”, dijo emocionado en las imágenes Luis Urzúa, jefe de turno y uno de los líderes del grupo.

Ansiosos por salir

“Estamos todos ansiosos de poder salir y saludar a nuestras familias, a nuestros compañeros, a los que han trabajado día y noche afuera, a la familia minera y a los 17 millones de chilenos”, agregó Urzúa.

Mario Sepúlveda, otro de los trabajadores, se convirtió en improvisado presentador del video y mostró las dependencias donde conviven desde hace veintidós días, que incluye lo que ellos llaman el “casino”.

“Este es el lugar donde nos entretenemos, jugamos cartitas, inventamos un dominó y nos entretenemos. Hacemos reunión todos los días, acá planificamos, acá oramos”, cuenta Sepúlveda.

Las imágenes mostraron también al boliviano Carlos Mamani, quien envió un saludo a toda su familia. “Saludo para mi esposa, para mis suegros que están allá y saludo a Bolivia que me están viendo”, afirmó.

Al final los 33 obreros entonaron con entusiasmo el himno nacional y gritaron: “Viva Chile, vivan los mineros”. A pesar de la buena impresión que dejaron las imágenes, la comunicación epistolar que mantienen los mineros con sus familias reveló también cierta angustia, que por el momento controlan, pero que según los expertos, puede agudizarse con el correr de los días.