•   BUENOS AIRES / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El Gobierno argentino envió ayer viernes al Senado su proyecto para regular el mercado de papel para periódicos en medio de una áspera disputa con los diarios Clarín y La Nación, los de mayor tirada del país, por su presunta compra ilegal del control de Papel Prensa durante la dictadura militar.

El proyecto pide que se declare “de interés nacional” la fabricación y distribución de papel para diarios, indicó a radios locales el senador oficialista Marcelo Fuentes.

La iniciativa es rechazada tajantemente por la mayoría de las fuerzas políticas de la oposición, que aseguran que se trata de un nuevo ataque a la libertad de prensa y de expresión, como también afirman Clarín y La Nación al negar cualquier ilícito en la compra de Papel Prensa, en la que son socios mayores del Estado.

Papel Prensa, empresa fundada en 1972, es la primera y única fabricante argentina de papel para periódicos, con unos 170 clientes y el 75 del mercado.

Mientras, fuentes judiciales indicaron que la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal rechazó un recurso de los accionistas privados de la empresa al convalidar una resolución oficial que la obliga a vender papel a precio igualitario.

El proyecto de ley impulsado por la presidenta argentina, Cristina Fernández, encomienda al Ejecutivo fijar un marco regulador que garantice un tratamiento igualitario en precio, condiciones contractuales y cantidades de papel para todos los diarios del país.