•   TEGICIGALPA / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

En coordinación con los parientes, la cancillería de Honduras prepara la repatriación para mañana lunes de los 14 cadáveres de hondureños que fueron identificados como víctimas de la matanza de 72 indocumentados en Tamaulipas, México.

El vicecanciller Alden Rivera informó desde la zona de Tamaulipas que se había programado para mañana domingo el retorno de los cuerpos, “pero va a ser complicado porque se está siguiendo con el trabajo protocolario de la recuperación de los cuerpos”.

Hasta el momento han sido reconocidos 31 de los 72 cuerpos -entre ellos 14 hondureños, 12 salvadoreños, cuatro guatemaltecos y un brasileño- porque eran los únicos que portaban algún documento de identidad, dijo a la AFP un vocero de la Fiscalía del estado de Tamaulipas (noreste) que pidió el anonimato.

De acuerdo con el testimonio de un sobreviviente, ellos fueron interceptados por los Zetas y llevados a un rancho donde los vendaron y los fusilaron y luego les dieron el tiro de gracia, al que él pudo sobrevivir.

Rivera, que visitó Tamaulipas en las últimas horas, dijo haber recibido un reporte de las autoridades mexicanas que “indica que los asesinatos ocurrieron el domingo”, dos días antes de ser encontrados los cuerpos en una hacienda del municipio de San Fernando (Tamaulipas) por la Marina Armada.

El vicecanciller hondureño lamentó que fuera casi imposible identificar los cadáveres que faltan por el alto estado de descomposición y porque no portaban documentación.

Muchos quedarán sin identificación
“En lo personal siento que un grupo importante de estos 72 quedará sin posibilidad alguna de identificación”, dijo Rivera en rueda de prensa en la capital mexicana.

La cancillería hondureña abrió una oficina para atender a los parientes de las víctimas y puso a disposición unos números de teléfonos para que puedan llamar pidiendo información.

Hasta la mañana del sábado habían llegado parientes de tres de los fallecidos a una oficina de la cancillería a preguntar sobre la repatriación de los cuerpos.

Aún bajo el impacto de la tragedia, Keydi Cortés relató a la AFP que su hermano, William Giovanni Cortés, uno de los identificados, salió hace un mes con su hermana, Kenia, y un grupo de amigos desde su lugar de origen, Campamento, departamento de Olancho, 200 km al este de la capital.

“Por suerte mi hermana se apartó del grupo, no sé por qué, en Guatemala y ella está bien”, añadió.

Maribel Cortés, otra hermana de William Giovanni, dijo que él se comunicó la última vez con su familia la semana anterior.