•   MÉXICO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Policía Federal de México anunció hoy que destituyó este año a 3.200 efectivos, cerca de 10% de su pie de fuerza, por faltas al reglamento o por denuncias que los vinculan con delitos, en momentos en que el noreste del país enfrenta una escalada de violencia del narcotráfico.

La Policía Federal, que antes de estas destituciones contaba con 34.500 uniformados, es una de las puntas de lanza del operativo de combate al crimen organizado lanzado por el presidente Felipe Calderón tras llegar al poder en diciembre de 2006 y en el que también participan más de 50.000 militares.

"Por incumplimiento de los deberes previstos en el reglamento, 3.200 elementos fueron dados de baja", señaló en conferencia de prensa Facundo Rosas, comisionado general de la corporación, dependendiente de la secretaría (ministerio) de Seguridad Pública. Rosas argumentó que ninguno de estos policías destituidos logró pasar "controles de confianza", y que incluso 465 de ellos han sido blanco de denuncias como probables responsables de delitos.

El jefe policial dijo que se analizan los casos de otros 1.485 policías que podrían sufrir igual suerte, en una próxima etapa del proceso de depuración que se mantiene en la entidad. A todos ellos se les realizará un seguimiento para detectar "si se llegan a comprometer en alguna conducta ilícita", añadió el jefe de la Policía Federal, cuyos elementos son en su mayoría de formación militar.

Al llegar al poder Calderón anunció una ofensiva contra el narcotráfico y desde entonces la violencia ligada a las pugnas entre los cárteles de las drogas ha dejado más de 28.000 muertos, generando una espiral de violencia que la oposición atribuye a una estrategia fallida del gobierno. Los principales operativos, como los lanzados contra capos del narcotráfico, han sido confiados por Calderón a unidades del Ejército y la Marina (de guerra).

Gobierno busca reformar a policías estatales y municipales
En tanto, el gobierno, que incluso en 2008 había anunciado la posibilidad de sustituir a la Policía Federal por otro cuerpo, parece haber optado por reconstruir esa institución. Simultáneamente trata de llegar a un acuerdo con los gobiernos de las 32 entidades (31 estados y un distrito capital) para reformar a las policías estatales y municipales que son autónomas y que suman más de 400.000 efectivos.

Las diferentes instituciones de policía de México, especialmente las que actúan localmente, son frecuentemente blanco de señalamientos de corrupción y denuncias de vínculos con el narcotráfico y delitos como el secuestro de migrantes. A estas, se suman las denuncias sobre la incompetencia policial para frenar las acciones del crimen organizado ante la espiral de violencia atribuida a los carteles.

En la última semana esa violencia se ha concentrado en el noreste del país. Ayer un alcalde fue asesinado y entre el viernes y el sábado se registraron cinco ataques con explosivos -dos con ellos con coches bomba- contra sedes policiales y un canal de televisión en el estado de Tamaulipas (noreste).