•   MIAMI  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La aproximación del huracán Earl forzaba las primeras evacuaciones esta mañana en la costa este de Estados Unidos, donde los planes de emergencia están previstos para el "peor escenario", si el ciclón impactara la zona en los próximos días, afirmó el presidente Barack Obama.

Estados Unidos está planificando un operativo para hacer frente a "todos los escenarios, incluso el peor, y haciendo todo lo necesario para proteger a los residentes y las comunidades a lo largo de la costa este", indicó Obama en un comunicado difundido por la Casa Blanca.

Miles de personas fueron evacuadas en Carolina del Norte donde está vigente una advertencia de huracán y las autoridades pidieron a la población que se preparara ante la proximidad del fenómeno. A las 18H00 GMT, Earl mantenía la fuerza de un huracán mayor de categoría tres con vientos de hasta 205 km/h y se dirigía hacia el noroeste a una velocidad de 28 km/h, dijo el Centro estadounidense de Huracanes (NHC).

El ojo de Earl estaba a 1.095 km al sur-sureste de Cabo Hatteras, una zona que atrae a muchos turistas a sus playas. "Ciertamente las marejadas y la acción de la olas son la mayor preocupación con el rumbo actual del huracán", afirmó Dorothy Toolan, una portavoz del condado de Dare, en la región de Carolina del Norte bajo amenaza del ciclón.

Cabo Hatteras experimenta marea alta
Según la trayectoria pronosticada, Earl pasaría a unos 80 km al este de Cabo Hatteras en las primeras horas del viernes. "Ya estamos experimentando las condiciones de una marea más alta", detalló Cyndy Holda, funcionaria del Parque Nacional Cabo Hatteras. Se espera que el huracán se desplace sobre o frente a la costa este de Estados Unidos durante el fin de semana largo por el Día del Trabajo, que tradicionalmente mueve mucho turismo.

El huracán provocó destrozos y cortes de energía y agua en varias islas del Caribe en los últimos días. Las poblaciones costeras en Estados Unidos que se encuentran más amenazadas deben estar listas ante la eventualidad de que masivas evacuaciones sean necesarias en la zona, precisó la agencia estadounidense de manejo de emergencias (FEMA).

El director de FEMA, Craig Fugate, declaró hoy que las evacuaciones deben realizarse con suficiente antelación por la extensa logística que requiere el operativo. "La planificación esta basada sobre el rumbo pronosticado" para el huracán los próximos días, comentó Fugate.

El funcionario explicó que si Earl se corriera un poco hacia el oeste del trayecto estimado, impactaría en tierra, mientras que si lo hace hacia el este sólo podría provocar gran oleaje y peligrosas corrientes. "Estamos preparados para ambas contingencias", agregó Fugate en una teleconferencia. "Earl es un huracán extenso, y sus vientos huracanados se extienden hasta 150 km de su centro", alertó el NHC. "Podría tener alguna fluctuación en su fuerza en los próximos días", indicó el organismo.

Earl puede provocar daños devastadores
Actualmente Earl es un huracán de categoría tres en la escala Saffir Simpson, con máximo en cinco, que se utiliza para medir la fuerza de los vientos. Un ciclón categoría tres tiene el potencial de provocar daños "devastadores" y estructurales en la zona que alcanza, advierten los meteorólogos.

El nivel del mar se elevará 1,5 m por encima de lo normal y violentas y destructivas olas y ráfagas de lluvia y viento que provocará Earl pueden producir grandes inundaciones y deslaves, que amenazan las propiedades y la vida humana, advirtió el NHC.

FEMA recalcó que había distribuido en los estados que pueden ser impactados por el ciclón todo tipo de suministros para hacer frente a una posible emergencia. Esos elementos incluyen agua, comida, mantas, generadores eléctricos y otros materiales esenciales. Asimismo, la agencia pidió a las familias que tengan preparado un plan de comunicación, un kit con comida, agua y elementos necesarios al menos para 72 horas.

La temporada de huracanes en el Atlántico norte se desarrolla durante seis meses, entre junio y noviembre, y el punto alto de la estación se ubica entre septiembre y octubre, cuando se forma el mayor número de ciclones.