•   BASE ESTADOUNIDENSE DE CAMP VICTORY  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La guerra terminó en Irak para Estados Unidos y la nueva operación llamada "Nuevo Amanecer" se inició oficialmente hoy, anunciaron el vicepresidente estadounidense Joe Biden y el secretario de Defensa Robert Gates, en visita a este país.

Siete años después de la invasión del país que provocó la caída del ex presidente iraquí Sadam Husein, el ejército estadounidense debe ahora concentrarse solamente en la formación de las fuerzas iraquíes, en un país sin embargo muy lejos de estar estabilizado.

"La liberación de Irak ha terminado, pero nuestro compromiso continúa mediante la operación "Nuevo Amanecer", declaró Joe Biden durante una ceremonia en la base estadounidense de Camp Victory, en la periferia de Bagdad. Biden llamó además a los dirigentes iraquíes a "formar rápido un nuevo gobierno", seis meses después de las elecciones legislativas.

Formación de un nuevo ejecutivo está "cercana"
Luego de entrevistarse con los principales responsables iraquíes, Biden confió a la cadena CBS que la formación de un nuevo ejecutivo está "cercana".

Por su lado, el general Lloyd Austin asumió el mando de las fuerzas de Estados Unidos en Irak, en reemplazo del general Ray Odierno. En la ceremonia de relevo, el general Odierno aseguró que "las fuerzas de seguridad iraquíes están listas" para hacerse cargo del país.

Antes de asistir a esta ceremonia, Robert Gates había afirmado que la presencia norteamericana en Irak había entrado en su "fase final". "Diría que ya no estamos" en guerra, sostuvo Gates, al responder a periodistas en la base militar estadounidense de Camp Ramadi, unos 100 km al oeste de Bagdad. "Las operaciones de combate terminaron", agregó. "Vamos a seguir trabajando con los iraquíes en la lucha antiterrorista, vamos a hacer mucha asesoría y formación". "Por lo tanto, diría que estamos en la fase final de nuestra participación en Irak", prosiguió.

En un solemne discurso a la Nación, el presidente estadounidense Barack Obama anunció horas antes el fin oficial de la misión de combate en Irak y destacó que los iraquíes eran ya responsables de la seguridad de su país. Transcurridos siete años de guerra y violencia, Irak no ha encontrado estabilidad ni en el ámbito político ni en el de la seguridad. Los partidos políticos no han logrado llegar a un acuerdo para formar un nuevo gobierno, casi seis meses después de las elecciones del 7 de marzo.

Razones para la guerra resultaron inválidas
Al ser interrogado si la guerra valió la pena, Gates afirmó que la respuesta le corresponde a los historiadores. "El problema de esta guerra para todos los norteamericanos es que las razones que se esgrimieron para justificarla no resultaron ser válidas", afirmó, aludiendo a la amenaza de armas de destrucción masiva invocada por la administración Bush, algo que según Gates "ensombrece" el balance final.

Los efectivos del ejército estadounidense son ahora de algo menos de 50.000 militares, frente a 170.000 en 2007. Más de 4.400 soldados de Estados Unidos murieron en Irak. De aquí a fines de 2011, la totalidad de las fuerzas estadounidenses preven dejar el país.

Gates no excluyó sin embargo que sea mantenida una presencia militar de Estados Unidos una vez pasada esa fecha. Pero subrayó que para ello Bagdad debería pedir una renegociación del acuerdo de seguridad suscrito en noviembre de 2008. "Creo que habrá que esperar a la formación de un nuevo gobierno iraquí para que este asunto sea o no planteado", afirmó Gates. "Estaríamos dispuestos a examinar" esa eventualidad "pero ello debe hacerse a iniciativa de los iraquíes", añadió.

Al anunciar el fin de la misión de combate en Irak, Obama exhortó a los dirigentes iraquíes a hallar rápidamente un acuerdo para formar gobierno. Varios analistas advierten que un callejón sin salida en el ámbito político puede ser muy peligroso para Irak.

Agosto, mes muy sangriento
Por otra parte, agosto fue un mes muy sangriento. En total, 426 iraquíes -de ellos 295 civiles- fueron víctimas mortales de la violencia o de atentados, según un balance divulgado el miércoles por varios ministerios iraquíes. Estas cifras confirman un nuevo rebrote de violencia en el país, y avivan las inquietudes sobre la capacidad de las fuerzas iraquíes para hacer frente a ella. No obstante, el primer ministro iraquí Nuri Al Maliki afirmó ayer que sus fuerzas son perfectamente capaces para tomar el relevo de los estadounidenses.

Biden salió de Bagdad al terminar la tarde para viajar a Erbil (norte), donde se entrevistó con el presidente de Kurdistán, Masud Barzani, y otros responsables kurdos, indicó la presidencia de la región autónoma.