•   LAHORE  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos 25 personas murieron y más de 180 resultaron heridas hoy por la explosión de tres bombas durante una procesión chiita en Lahore, anunciaron fuentes oficiales en un nuevo balance de víctimas.

Pakistán ha sido afectado desde 2007 por una ola de 400 atentados que han causado cerca de 2.600 muertos en todo el país en tres años, perpetrados en especial por kamikazes de los talibanes aliados de Al Qaida. "Veinticinco personas murieron y más de 180 resultaron heridas en las tres explosiones", declaró Sajjad Bhutta, un alto responsable de la alcaldía de Lahore, segunda ciudad de Pakistán con unos 8 millones de habitantes. "Se trata de tres atentados suicidas, encontramos los cuerpos de los tres kamikazes", agregó.

Otros responsables administrativos y policiacos confirmaron los tres atentados. La primera bomba explotó en medio de una muchedumbre de miles de fieles que terminaban una procesión y se preparaban a concluir el ayuno en pleno mes del Ramadán, declaró el jefe de la administración de la municipalidad de Lahore, Pervez Khusro, en directo, a los canales de televisión.

Difunden video que muestra explosión
Uno de esos canales difundía un video aficionado que mostraba la explosión en medio de la muchedumbre. Las otras dos bombas explotaron cerca del lugar minutos más tarde. Entre los innumerables atentados que han afectado a Pakistán, algunos tienen como objetivo a la minoría chiita (20% de la población), objetivo predilecto de algunos grupos extremistas relacionados con los talibanes, de obediencia sunita, y que componen cerca del 80% de los paquistaníes.

El 1 de julio, un doble atentado suicida en un mausoleo sufí lleno de peregrinos causó 43 muertos. Luego, miles de personas se manifestaron en las grandes ciudades del país para exigir del gobierno una acción más firme contra el terrorismo y el extremismo.

El 28 de mayo, presuntos militantes sunitas se hicieron explotar en dos salas de oración de obediencia ahmadi, considerada como herética tanto por los sunitas como por los chiitas, causando 82 muertos. Tres días más tarde, por lo menos cuatro personas murieron en un ataque contra el hospital Jinnah, donde eran atendidas les víctimas de esos atentados.

A inicios de julio, la policía paquistaní había anunciado la detención de doce personas sospechosas de haber participado en los ataques a fines de mayo.

La ciudad es un lugar importante para la elite paquistaní, así como para muchos altos responsables del ejército y de los servicios secretos que viven allí.