•   Santiago de Chile/Copiapó  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Expertos en perforación que trabajan en el yacimiento San José, donde se encuentran atrapados 33 mineros desde el pasado 5 de agosto, afirmaron hoy que las labores de rescate se encuentran suspendidas por fallas en las paredes que rodean los primeros veinte metros de excavación.

El ingeniero André Sougarret, especialista en rescates subterráneos, comentó a los periodistas que este escenario era esperable, puesto que "desde aquí a los 100 metros esperamos encontrar alguna falla". Sougarret, que se desempeña en el mineral El Teniente, la mina subterránea más grande del mundo, se manifestó esperanzado de que la faenas de perforación se reanuden por la noche. Afirmó que se está midiendo el terreno y posteriormente van a hacer lo que definieron, "que es colocar cemento para tapar las paredes" y evitar los derrumbes. Precisó que ese trabajo debe hacerse de día, y esperan "ya en la noche estar perforando", agregó.

En el interior de la mina, a 700 metros de profundidad, los trabajadores atrapados recibieron hoy la primera comida caliente en los 27 días que llevan de encierro. El menú fueron albóndigas con arroz y kiwi de postre, y todo se les envió en el interior de una cápsula -las llamadas 'palomas'- a través de las sondas que contactaron con ellos días atrás. Por la noche, la cena incluirá pollo con arvejas y una pera. Las autoridades aseguraron hoy que la situación nutricional de los mineros se encuentra ya estabilizada, por lo que a partir de ahora van a recibir una dieta de 2.000 a 2.500 calorías diarias.

Mineros tienen positivo nivel de tolerancia alimenticio
El último informe médico señala que los mineros "han demostrado tener un nivel de tolerancia alimenticio positivo, lo que permite afirmar que están en buenas condiciones de salud". En tanto, los expertos de la Agencia de la Aeronáutica y el Espacio de Estados Unidos (NASA, por su sigla en inglés) que asesorarán a las autoridades chilenas en el tratamiento a los mineros llegaron hoy a la mina San José, donde permanecerán hasta el sábado.

Los cuatro integrantes de la NASA, que tienen experiencia en el tratamiento de personas que deben permanecer períodos prolongados en ambientes hostiles y en condiciones de aislamiento, se reunieron a su llegada con los encargados de las labores de rescate.

En el campamento "Esperanza", en los aledaños de la mina, las familias de los trabajadores recibieron hoy la visita de un grupo folclórico de Copiapó, que bailó 33 cuecas, la danza tradicional chilena. Un ambiente de alegría y optimismo se respiraba entre los familiares, gracias también el segundo vídeo que registraron los mineros en el interior del yacimiento y que las familias vieron.

En los cerca de 25 minutos de grabación aparecen los obreros vestidos con camisetas rojas, afeitados y más limpios que en el primer vídeo que ellos grabaron el jueves de la semana pasada.

Los mineros aparecen sonrientes y bromeando, y muestran cómo se organizan en la profundidad del yacimiento para ordenar todos los productos que les envían del exterior. Las imágenes captan, además, el momento en el que reciben una 'paloma' con una cama montable y otra con varias botellas de agua en el interior. El buen estado de salud y de ánimo mostrado en el vídeo tranquilizó a sus familiares. "Me ha parecido espectacular, nunca me imaginé que iban a estar así de contentos", comentó uno de ellos.

Empresarios se declaran en quiebra
En la arista legal del accidente en la mina San José, los empresarios Alejandro Bohn y Marcelo Kemeny, dueños del yacimiento, emprendieron acciones legales para declararse en quiebra, lo que les impediría hacerse cargo de los costos del rescate y de los salarios de sus trabajadores.

Según fuentes judiciales, los abogados de los dueños de la minera San Esteban presentaron ayer en el Juzgado Civil de la Corte de Apelaciones de Santiago un escrito para solicitar la celebración de una junta de acreedores que designe un síndico. Éste debe realizar un estudio de los antecedentes legales, contables, económicos y financieros de la compañía para determinar la viabilidad de la minera y proponer un convenio de pagos o, en caso contrario, iniciar el proceso de quiebra.

En el texto que Alejandro Bohn entregó en el juzgado señaló que la compañía "se encuentra en un estado tal, que no puede afrontar sus compromisos más inmediatos".

El ministro chileno de Minería, Laurence Golborne, aseguró hoy tras conocer la noticia que "las decisiones de solicitud de quiebra son solicitudes autónomas de las compañías". "Los tribunales determinarán las condiciones de esa quiebra y cómo se materializa la potencial quiebra de una compañía", añadió Golborne.