•   QUITO / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

La revelación de que una segunda persona de nacionalidad hondureña, además de un ecuatoriano, sobrevivió a la matanza de los 72 emigrantes latinoamericanos en México, llevó ayer miércoles a que Tegucigalpa tildara de “irresponsable” al presidente de Ecuador, Rafael Correa.

Correa dijo haber recibido confirmación del hecho por parte del ecuatoriano Luis Freddy Lala Pomavilla, quien sobrevivió a la masacre de la semana pasada tras fingirse muerto, y el domingo fue repatriado, según declaración difundida ayer por la Presidencia.

“Ya se encuentra seguro en el país nuestro hermano Freddy Lala, el único sobreviviente. En verdad nos cuenta que hubo otro sobreviviente, no queremos ponerlo en riesgo, un hondureño”, señaló el mandatario la noche del martes a su regreso a Quito tras una visita a Haití.

“Uno de los dos sobrevivientes de esa masacre fue el que denunció y permitió encontrar el lugar de este crimen atroz, de lesa humanidad”, añadió Correa, refiriéndose a Lala Pomavilla, quien dio aviso a la Marina mexicana tras caminar unos 20 kilómetros con una herida de bala en el rostro.

La existencia de un segundo superviviente fue confirmada ayer por la Procuraduría General (Fiscalía) mexicana, que mantiene bajo resguardo al hondureño.

“Sí, hay un sobreviviente de nacionalidad hondureña y se encuentra bajo protección de la Procuraduría”, dijo a la AFP vía telefónica una fuente de la Fiscalía General.

Canciller hondureño furioso
En Tegucigalpa, el canciller hondureño, Mario Canahuati, calificó el miércoles de “irresponsable” a Correa por su revelación.

Hay “un testigo encubierto que, lamentablemente, en una forma irresponsable se ha dado a conocer por una persona que debería tener prudencia tomando en consideración el riesgo que puede correr la vida de este ciudadano y su familia”, dijo el ministro.

Entretanto, la Fiscalía de México señaló en un comunicado que “tiene bajo resguardo y protección a un ciudadano hondureño en calidad de testigo, quien ha aportado información relevante para la identificación de los presuntos responsables” de la matanza.

Añadió que la identidad del hondureño se guarda en “la máxima reserva posible a fin de garantizar su seguridad”.

Hasta ahora se han identificado 16 cadáveres de hondureños entre las 72 víctimas, cuyos cuerpos fueron repatriados el miércoles en un avión militar mexicano que partió desde la ciudad de Reynosa, fronteriza con Texas (Estados Unidos).

A 180 kilómetros de allí, en el poblado de San Fernando, se localiza la hacienda donde los emigrantes fueron ejecutados presuntamente por miembros del cartel narcotraficante de ‘Los Zetas’, en represalia por negarse a ser reclutados como sicarios, según Lala Pomavilla, quien es mantenido en un lugar secreto.

Las autoridades mexicanas continúan en el proceso de identificación de los cadáveres, entre los que hay también 12 salvadoreños, cuatro guatemaltecos y un brasileño.

El pasado viernes el fiscal general de Ecuador, Washington Pesántez, aseguró tener confirmación de al menos seis ecuatorianos muertos en la matanza, pero Correa manifestó un día después que aún no se ha “podido verificar” esa información.