•   Santiago de Chile/Copiapó  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

Las labores de rescate de los 33 mineros que están atrapados en el norte de Chile se reanudaron anoche, tras ser suspendidas durante cerca de dos horas por el hallazgo de fallas en las paredes del yacimiento, informaron fuentes oficiales. El gobierno de la norteña región de Atacama, donde se encuentra la mina San José, aseguró además que la perforación del conducto por donde se espera rescatar a los trabajadores alcanzó los 40 metros de profundidad.

La presencia de varias fallas geológicas, algo que los expertos consideraron previsible, obligó a utilizar cemento para tapar las paredes y evitar los derrumbes. Los rescatistas prevén detener hoy momentáneamente la perforación para colocar nuevamente cemento en las paredes del conducto, con el objetivo de que el agua no se cuele en las grietas.

Mineros deben darse días y noches virtuales
Recrear las condiciones del día y la noche y la asignación de tareas son parte fundamental de la operación para mantener en buen estado a los 33 mineros chilenos, según expertos y autoridades. La mayoría de los mineros se ven repuestos físicamente, con buen ánimo, afeitados y limpios, según un reciente vídeo difundido por la televisión el martes. Después de una primera etapa de hidratación, seguida de otra de ingesta de alimentos comprimidos, los mineros comenzaron a recibir lentamente comida sólida.

Ayer comieron sus primeros alimentos calientes, enviados a través de envases térmicos por el ducto que los comunica con la superficie. El grupo se mueve en un espacio de casi un kilómetro sin acceso a la luz solar. El desafío ahora es mantenerlos en las mejores condiciones sicológicas posibles hasta que se pueda proceder a su rescate.

En este empeño, resultan tareas cruciales reproducir las condiciones del día y de la noche al interior de la mina -sin contacto con la luz solar, en un ambiente extremadamente caluroso y húmedo- y trazarles objetivos a los mineros. “Lo más importante que estamos haciendo en este momento desde el punto de vista sicológico es simular condiciones de día, de noche, separar el espacio donde residen en áreas”, explicó el ministro de Salud, Jaime Mañalich.

Simulan la luz de día y la de noche
“Con la ayuda de la NASA vamos a poder simular adecuadamente la luz de día y luz de noche con luces artificiales. Ellos van a aportar equipamiento, mecanismos de energía, desarrollo de lámparas LED”, señaló el ministro. Asimismo, “tienen calculado exactamente cuál es la intensidad de la luz en cada parte de la mina que debemos tener para este propósito”, agregó.

Los cuatro expertos de la NASA que ayer se trasladaron hasta la mina San José se mostraron “impresionados por la organización del equipo de rescate, por el coraje de los mineros y por la organización que ellos mismos implementaron en circunstancias muy difíciles”, según el subjefe médico de la NASA, James Duncan. “Se les ha dicho que estamos hablando que esto (el rescate) ocurriría en los últimos días de noviembre y primeras semanas de diciembre, y que todos deseamos que estén con nosotros para la Navidad. Y creo que a ellos no los pilló en absoluto por sorpresa”, puntualizó Mañalich.

La jornada cotidiana
La jornada de los mineros se inicia a las 7:30 de la mañana, con un desayuno compuesto de sandwich y un yogurt o leche. Luego tienen un espacio para asearse, y después toman contacto telefónico con la superficie para el control médico o el reporte que hace el jefe de turno, Luis Urzúa. Después de almorzar, realizan una oración comunitaria y dedican un espacio para leer las cartas que les envían sus familiares y responderlas.

La cena está programada para las ocho de la noche, y se van a dormir entre las diez y las once, en las camas de campaña que se les envió, según las autoridades.