•   MOSCÚ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Rusia mantendrá la suspensión de sus exportaciones de cereales hasta la cosecha de 2011 en lugar de hasta fines de 2010, como se preveía en un principio, declaró hoy el primer ministro ruso Vladimir Putin. "No nos planteamos una anulación de la suspensión de las exportaciones de cereales hasta antes de la cosecha del año próximo y de que conozcamos el estado de las reservas", declaró Putin durante un consejo de ministros, según las agencias de prensa rusas.

El pasado 5 de agosto, Moscú había anunciado una suspensión sobre sus exportaciones de trigo y productos derivados hasta el final del año, para garantizar la demanda interna y evitar una disparada de los precios en el mercado ruso. Sin embargo, Putin había advertido que este medida excepcional podría extenderse más allá de esa fecha en función del estado de la cosechas.

El primer ministro ruso afirmó que tomó la decisión de anunciar la prolongación de la suspensión de las exportaciones para "no generar ansiedades inútiles y garantizar la estabilidad y previsibilidad para todos los actores del mercado interno".

Rusia está confrontada a una grave sequía desde el mes de abril, agravada por una ola de calor sin precedentes en julio y agosto. En ese marco, el gobierno recortó a 60-65 millones de toneladas su estimación de cosecha de cereales para 2010. En 2009, Rusia había producido 97,1 millones de toneladas.

La suspensión de las exportaciones no ha podido detener sin embargo el aumento de los precios de los alimentos. "En muchas regiones, hay señales de un alza de los precios y una escasez de varios productos", declaró el presidente ruso Dimitri Medvédev. "Según los especialistas y aquellos que estudian la economía, todo esto tiene un carácter especulativo", agregó.

El gobierno revisó el lunes pasado al alza sus estimaciones de inflación para 2010 a 7,8%, en lugar del 6 a 7% previstos hasta el momento. La aceleración de la inflación es una mala noticia para las autoridades rusas, que se jactaban desde el año pasado de haberla controlado. En 2009, la inflación en Rusia se había elevado a 8,8%, contra 13,3% el año anterior.

La sequía récord de este año en Rusia ya provocó al sector agrícola pérdidas por unos 1.000 millones de dólares, según el viceministro ruso de Agricultura, Alexander Petrikov.